Mother (Madeo, Bong Joon-Ho, 2009)

Si alguien ha contribuido en dar a conocer el cine sur-coreano de los últimos años al resto del mundo han sido Park Chan-Wook, Kim Jee-Won y quién dirige la película que nos ocupa, Bong Joon-Ho, quién desde que durante 2003 pasease la excelente Memories of Murder por diversos festivales internacionales nos ha tenido ojo avizor.

Poco después ya se encargaría de demostrar que aquel éxito no fuera una casualidad, coescribiendo el guión de la genial y misteriosa Antartic Journal (Yim Pil-Sung, 2005), y volviendo a ponerse detrás de las cámaras con la tremendísima The Host en 2006. Tanto una como la otra las pudimos ver en el Festival de cine de Sitges, al igual que su segmento de Tokyo! (2008). –Siento no poder deciros nada de su ópera prima Flandersui gae (2000), pero no la he visto.

Aunque la elegancia narrativa ya es un factor común en su, de momento, breve obra, si tuviéramos que relacionar Mother con alguna de sus anteriores películas, yo la emparentaría directamente con Memories of Murder. Ambas son thrillers con un fuerte componente de suspense, muy humanas (sobre todo Mother), y en las dos queda notablemente patente la crítica a las fuerzas de la ley, siempre ineficaces, de dudosos métodos y que sólo necesitan un cabeza de turco que pague los platos rotos, sin importar demasiado si es realmente culpable o no. Esa inoperancia de la policía hará que la madre protagonista de nuestra historia inicie una investigación para exculpar de un asesinato a su hijo disminuido psíquico.

La madre (Kim Hye-Ja) no sólo da título al largometraje sino que con su soberbia interpretación es el pilar que sostiene gran parte del peso dramático y hace que avancemos dentro de una trama que siempre irá un poco más allá de lo que esperemos. Resulta curioso que esta pedazo de actriz no tenga casi experiencia más que en un par de largos y una serie de televisión.

No puedo profundizar en la esencia, en el alma del relato si no hablo del desenlace, pero tampoco os lo puedo desvelar, así que solamente diré que llega un punto en qué ese desenlace vuelve a crear otro nudo y todo cambia de rumbo. Una articulación inteligente del guión que se sirve de un nuevo punto de vista para conseguir que Mother no se trate sólo de un buen thriller convencional, sino de algo que va más allá.

Os la recomiendo encarecidamente y os aseguro que, además de pasar un buen rato enganchados a la pantalla disfrutando de su saber hacer, os va a dar para unas cuantas reflexiones de carácter humano, ético y moral. Una delicia.

Lo mejor: la actriz protagonista, la fotografía y que no sea sólo un envoltorio bonito sino que lleva mucha miga dentro.

Lo peor: que no se haya estrenado en nuestro país.

Óscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Drama, Cine Thriller y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.