Money (Martin Rosete, 2016)

moneyCAPParece que tenía que pasar tarde o temprano, pero no todos los cortometrajistas célebres consiguen dar el salto al largo, y en este caso, estamos de enhorabuena, pues la bella casualidad ha querido que Martin Rosete, autor de Voice Over –el número uno en nuestra lista de Algunos de los mejores cortometrajes del SXXI– haya dirigido su primera película.

Money se estrenó recientemente en varios países gracias Twenty Century Fox  -en el nuestro de forma más o menos discreta, como no-, pero la buena noticia es que ha sido adquirida por Red Box y se va a distribuir masivamente en formato físico por todos los Estados Unidos. -Esperemos que otras plataformas on-line le echen el ojo y llegue a muchos más hogares-. Pero vamos a lo que vamos.

Atendiendo a la trayectoria de Martin Rosete, es indiscutible que está dónde está por méritos propios –y más lejos que llegará-, pero ahora habría que ver si sale airoso de su primera incursión en el largo. Ya os adelanto que sí, más todavía teniendo en cuenta que está rodado en USA, con casting internacional, poco más de dos semanas de rodaje y un presupuesto limitado.

money01

Money es una buena película –algunos premios la avalan-, que como no podría ser de otra forma, parte de un buen guion. Escrito por Josep Ciutat, el relato se adapta a las restricciones de producción y a su vez explota al máximo sus posibilidades. El otro pilar del film debían sostenerlo las interpretaciones y afortunadamente lo hacen, de modo que ya tenemos los dos soportes básicos para esta suerte de serie B –dicho siempre como halago-.

Una sola localización –un chalet de lujo-, elenco reducido –seis personajes-, y que pasen muchas cosas en muy poco tiempo. Muy juguetona, intensa, divertida, entretenida, interesante, y además, tiene algo que contar.

Esto empieza así, con una cita de Bukowski: “Con el dinero solo hay dos problemas: tener demasiado o tener demasiado poco”.

El dinero será el detonante y el conflicto que hará que los personajes saquen lo peor o lo mejor de sí, que crezcan o que se pierdan en la turbia nube de su ambición. Todos ellos un tanto estereotipados, fácilmente reconocibles para una historia que necesita ir rápidamente al grano, pero que sorprenderán con una evolución inesperada más allá de su aparente superficialidad.

money03

Aunque todos están por algo y su aportación suma, siento especial debilidad por el personaje de Jamie Bamber –que conocemos sobre todo por Galáctica-; el típico hombre misterioso que es listo, hábil, atractivo, y por si fuera poco, con acento británico. Pero lo interesante del caso es cómo manipula la situación y al resto de personajes para que tengan disputas entre sí. Aún con todo, será el personaje de Jess Weixler el que más evolucione -y hasta ahí puedo leer-.

El film está rodado con audacia y soltura, fluye de maravilla, y eso cabe destacarlo sobre todo sabiendo de las limitaciones de producción que antes comentaba. Hay que tener mucho oficio para rodarlo así en ese tiempo, -y no estoy teniendo en cuenta las contingencias que suelen haber en un rodaje, las soluciones de última hora, la economía de planos que esto exige, etc-. Si me obligan, podría detectar un par de secuencias que percibo apresuradas, pero no por ello se detiene el engranaje dramático, ni mucho menos.

money02

También hay al menos un planting que está al principio de la película que luego no se resuelve cómo debería, ya que empezar con esos planos, no podría ni debería ser casual y hace creer que todo tomaría un cauce más a lo Blue Ruin (Jeremy Saulnier). Pero insisto, le compro todas las soluciones y seguramente los espectadores menos experimentados no notarán lo más mínimo. Hasta se permite momentos fotográficamente interesantes como el plano de Mark encerrado en el mini-patio del sótano, y buenos toques de humor negro.

En definitiva, un estreno en el largometraje que muchos firmarían y un entretenimiento de primer orden.

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Thriller y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.