Crónica del Festival de Sitges 2018 (1) – Jueves 4 de Octubre

Sitges 2018

Bienvenidos a las crónicas exprés de El pájaro burlón a cargo de nuestro especialista: Óscar Sueiro. Las notas de las películas solo se corresponden a su experiencia personal y probablemente cambien cuando pasen los días. Esperamos que os sirvan como guía de cine.

AU POSTE!, Quentin Dupieux

Au Poste

Empezamos el Festival con un habitual, el rey de humor absurdo, de quién he visto aquí casi toda su filmografía: Rubber -con la que le descubrí en 2010-, Wrong, Realité, y Wrong Cops -su mejor película y una de las mejores comedias que he visto en años-.

Dupieux, escribe, fotografía, monta, dirige y pone música a todas sus películas -un yo me lo guiso y yo me como en toda regla-. Y cualquiera que sepa un poco de que va esto de hacer películas, sabe también lo meritorio que es, especialmente cuando sale bien. Y a falta de ver su primer mediometraje y su siguiente largo, afirmo sin dudar, que este hombre sabe lo que hace.

El humor es quizás el género más subjetivo y complicado, de modo que no se puede recomendar a la ligera. Allá cada cual. En lo que a mí respecta, sí me hace gracia, simpatizo con su cine y en algunos casos me arranca la carcajada. Pero lo cierto es que con Au poste! se queda en esa zona de la sonrisa permanente con despuntes brillantes, pero que ni es tan disparatada como Rubber ni tan redonda como Wrong Cops. En todo caso, su gusto por el encuadre y su forma de jugar con la narrativa -en Realité ya mostró su interés por esta triquiñuela-, hacen de este film, una propuesta más estimulante de lo que parece intuirse durante casi todo el metraje. Dupieux, te sigo y te seguiré. 6,5

SUSPIRIA, Luca Guadagnino

Suspiria 2018

Confieso desde un principio que no he visto la aclamada Call me by your name, pero solamente con los primeros treinta minutos de este reboot del mítico film de Argento, tengo claro que el talento de este director es de altísimo nivel.

La forma en la que asimila y re-interpreta el lenguaje cinematográfico de los años setenta, y cómo domina el uso de las ópticas y las angulaciones de cámara, hacen ver que nada en su narrativa es casual. Y por si hubiera alguna duda, se marca un pequeño plano secuencia de muy buen gusto.

Como ante cualquier especie de remake, crítica y público acuden a la sala con los colmillos afilados. A nadie le gusta que le toquen sus clásicos. Pero, al menos en mi caso, y aun siendo admirador de las primeras películas de Argento, me ha ganado enseguida. Si il maestro italiano optó por la estridencia cromática y sonora, el autor de Melissa P., reformula esa propuesta con un pantone desaturado y un halo del mejor Polanski. Y para la música, cuenta con Thom Yorke, el frontman de Radiohead, que ya tiene una dilatada carrera como compositor para cine y televisión, que pone delicadeza y acierto allí dónde Goblin puso psicodelia -que funcionaba de una forma muy curiosa-.

Durante más de la mitad del metraje creía estar viendo un pequeña cumbre del género, pero lamentablemente, el desenlace se pierde en la redundancia y la dilatación excesiva. Imágenes muy poderosas que hubieran sido icónicas pero que terminan perdiendo impacto por su larga exposición. También creo, que por brillante que esté Tilda Swinton en el papel de Doctor Josef, al relato le convendría prescindir de toda su trama. Sí, cuenta toda la historia de fondo, pero por mucho que se esfuerce, yo, como espectador, estoy todo el tiempo con Dakota Johnson en la escuela de danza. Toda esa aportación carece de garra.  Apreciaciones personales, faltaría más, pero le dejo el notable a lo que podría haber sido excelente. 7,5 -aunque la primera hora y media me parece un 9-

CLÍMAX, Gaspar Noé

Climax

Empezaré diciendo que me gustan (mucho) todas las películas de este controvertido director, incluso considero Irreversible como un puñetazo en la mesa dentro de la historia del cine. Me removió mucho más allá de la provocación barata de la que muchos lo acusan, y me pareció clave la forma de contar la tragedia, no solo por su sofisticación sino por la nueva dimensión que adquiría el desenlace.

Posteriormente, siempre fiel a su estilo, fue experimentando y dando pasos hacia delante, odiado y venerado a partes iguales. Pero, con el título que nos ocupa, tengo que admitir con cierta pena, que no ha estado a la altura de sí mismo.

Clímax no es un musical. Solamente tiene una coreografía espectacular de bailarines y cámara, y un freestyle de todos ellos en plano cenital. La música, aunque muy bien escogida -como siempre- no narra -esto podría matizarlo-, y el 80% del metraje es el seguimiento del desquicio de una sobredosis colectiva de lsd con un lenguaje que Noé ya había demostrado dominar sobradamente.

Si quería transmitir un viaje lisérgico, ya lo hizo con Enter de the Void, si quería revolver el estómago, ya lo hizo con Irreversible, si quería innovar, ya lo hizo con Seul contre tous, y si quería provocar, ya lo hizo con Love.

Esto es un refrito de sus constantes pero acompañado de un guion casi inexistente e inverosímil a pesar de estar basado en un hecho real. Se nota dónde hay verdad y dónde hay truculencia oferta de la casa.

Como opera prima, se la hubiera comprado, pero a estas alturas, no voy a conformarme con tan poco. Mucha fanfarria para tan poca enjundia. 4

GHOST STORIES, Jeremy Dyson y Andy Nyman

Ghost Stories

Desde pequeño, a causa de la serie de televisión The Hammer House of Horror, entre otras, y de el film del maestro Mario Bava, Las tres caras del miedo, siempre me han atraído las películas compuestas por varias historietas, normalmente unidas por un hilo conductor o un narrador. Y por poner buenos casos recientes, citaré Southbound, también vista en Sitges.

Ghost Stories ya había despertado mi interés desde que publicaron su trailer y no me ha defraudado. Quizás esperaba pasar un poco más de miedo, pero me han compensado la simpatía y el humor descarado de la propuesta.

El primero de los relatos, al final, sí consigue ponerme la piel de gallina. El segundo es deliberadamente cómico, y el tercero, aunque con humor negro, resulta terrorífico por momentos. El fin que todo lo une es sorprendente a pesar de desembocar en un lugar común. Amena y estimulante en todo caso. Muy recomendable para ver en compañía la noche de Halloween -o cualquier noche-.  7

THE TOKOLOSHE, Jerome Pikwane

The Tokoloshe

Ya luchando contra el sueño, sobre todo al final, me atreví con la primera de la maratón; esta suerte de folk horror sur-africano, que esperaba más rural y artesano pero resultó ser un tanto efectista.

Se notan las buenas intenciones y también cierta ingenuidad. Podría ser la respuesta africana a The Babadook y Under the shadow pero con muchos menos medios. Aprecio la puesta en escena e incluso le compro un par de buenas secuencias y sustos. También cabe destacar las buenas interpretaciones de la protagonista y la niña. Ojalá este film tenga éxito y vaya encontrando su camino para que sigan produciendo cosas así en el continente negro. 5

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción, Cine Terror, Cine Thriller, Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.