Terrores catódicos (8): La oscura noche del espantapájaros (Dark Night of the Scarecrow, Frank De Felitta, 1981)

darknight5

En un pequeño pueblo de la Norteamérica profunda, el joven retrasado Bubba Ritter (Larry Drake) es falsamente acusado de atacar y herir a la joven Mary Lee Williams (Tonya Crowe). Cuatro residentes del pueblo, que ya odiaban a Bubba por su deficiencia, aprovechan para comenzar su caza y captura. Acorralado, Bubba no ve otro modo de ocultarse que meterse en el interior de un espantapájaros situado en medio del campo, donde es asesinado a tiros. La joven Williams se recupera al poco tiempo después de que en los mentideros de la localidad se la haya dado por muerta, pero incluso así los cuatro funestos asesinos son puestos en libertad alegando legítima defensa. Sin embargo, otro tipo de justicia más allá de esta vida les ajustará las cuentas, cuando empiecen a ser víctimas de la maldición del espantapájaros…

Emitida en Estados Unidos por la cadena CBS un 24 de octubre de 1981 (a pocos días de celebrarse Halloween), La oscura noche del espantapájaros se convirtió en un pequeño hito en la historia del terror catódico debido al fenómeno que solía darse en aquellos tiempos con las películas efectuadas directamente para televisión: era bastante habitual que las vieran los más pequeños de la casa, quedaran bastante afectados por la tv movie de terror -aunque fuera a todas luces bastante suave y parca, como es el caso- y se quedó un recuerdo imborrable en sus cabezas. Un fenómeno que está comprobado que se repitió en España cuando fue emitida dentro de Estrenos TV un domingo por la tarde de 1987: todavía hoy muchos recuerdan su emisión con verdadero espanto y al llegar esto a mis oídos, no he podido evitar el incluirla en esta sección -aunque mi memoria al respecto son un tanto vaga e imprecisa. ¿Dónde estaría metido yo aquella tarde?-.

hqdefault

Una película realizada para televisión generalmente exige economía de medios: toca ponerse el mono de trabajo y ponerle imaginación al asunto si quién está tras las cámaras quiere que su obra tenga un look distintivo que, aunque no se pueda igualar a una película de la gran pantalla, si la convierta en un título como mínimo poco vulgar y con identidad. A Frank De Felitta (fallecido el pasado marzo a los 94 años de edad) afortunadamente se le alinearon los astros. Hasta aquel momento como director había destacado trabajando en distinguidas tv movies como La patrulla de los Doberman (1973, ABC) en la que un joven James Brolin quedaba atrapado en un almacén y era asediado por seis perros salvajes, o la reconocida Los dos mundos de Jeannie Logan (1979, CBS), adaptación de una novela de David Williams (Second Sight) y que se trataba de un romance “más allá del tiempo” con el personaje de Lynday Wagner viajando al pasado tras ponerse un vestido encantado de la época victoriana y en el ayer conociendo al amor de su vida. Parece bastante en la línea de la mítica En algún lugar del tiempo (1980) de Jeannot Szwarc (asimismo adaptación de una novela del inigualable Richard Matheson). Pero conocería la fama realmente gracias a su labor como guionista y novelista de Las dos vidas de Audrey Rose (Robert Wise, 1977) y El ente (Sidney J. Furie, 1981). En cualquier caso, la fortuna le sonrió al contar con un libreto de calidad escrito por J.D. Feigelson, cuya primera intención fue intentar venderlo como una película para la gran pantalla de bajo presupuesto. Por suerte vio como los cambios que hicieron desde la CBS fueron muy pocos. También la tuvo al contar con un director de fotografía -Vincent Martinelli- curtidísimo en el terreno televisivo y que le otorgaría de un look visual bastante potente a la propuesta (las escenas nocturnas son magníficas, en especial la final). Y sobre todo por disponer de un reparto que mezclaba nuevas caras y veteranos y que resultó fundamental para el éxito de la obra.

dark-night-of-the-scarecrow-1981

El papel de Bubba recayó en el aquel entonces desconocido Larry Drake, que en 1987 daría vida al también deficiente Benny Stulwicz durante las siete temporadas de emisión de la serie La ley de Los Ángeles, conociendo la fama catódica y ganando numerosos premios, entre ellos dos Emmys al mejor actor secundario. Pero los fans del cine de género, aparte de la presente, lo recuerdan fundamentalmente por su magnífica interpretación como el villano Durant en Darkman (1990), de Sam Raimi-y también en su secuela, editada directamente al mercado del video, Darkman II: El retorno de Durant (1995), de Bradford May- y en la cinta de terror Dr. Giggles (1992), de Manny Cotto. Drake falleció en marzo de este año, a la edad de 67 años. Por su parte, Charles Durning roba el show en su papel del cartero Otis P.Hazelrigg, el malvado cabecilla del grupo de desalmados que atacan a Benny, todo un “dechado de virtudes” cuya verdadera motivación parece ser los celos que le despierta que la niña pase tanto tiempo con el personaje de Drake. Un señor verdaderamente asqueroso, vamos, interpretado con convicción por un veterano del cine y de televisión de larguísima carrera y excelentes interpretaciones.

La película juega durante su desarrollo a la ambigüedad, despertando el misterio sobre si realmente se trata de una venganza de ultratumba (todas las víctimas ven a un espantapájaros antes de su destino fatal) o si por el contrario de trata de un complot orquestado por alguno de los personajes en busca de venganza. La ausencia de gore es resuelta en estas escenas de muerte de manera intrigante y elegante, convirtiendo en ejercicios de tensión los momentos en los que el personaje de Lane Smith tiene que subir al altillo de su almacén -con funestas secuencias- o en el que Claude Earl Jones termina encerrado en el granero -seguro que ese momento lo tuvo muy en cuenta Peter Weir para una famosa escena de Único testigo (1985)-. Y tiene un no muy sorprendente pero si muy sugerente desenlace.

Javier J. Valencia

Terrores catódicos (1): Ghostwatch – Prohibido en televisión durante una década (Ghostwatch, Lesley Manning, 1992)
Terrores catódicos (2): Los chicos de Stone (Children of the Stones, Peter Graham Scott, 1977)
Terrores catódicos (3): The Kingdom – Antiguo y futuro reino (Morten Alfred / Lars Von Trier, Riget, 1994 – Riget II, 1997)
Terrores catódicos (4): The Night That Panicked America (Joseph Sargent, 1975)
Terrores catódicos (5): Gárgolas (Gargoyles, Bill L. Norton, 1972)
Terrores catódicos (6): La mirada del mal / América Oculta (American Gothic, CBS, 1995)
Terrores catódicos (7): Kolchak, el vigilante nocturno (Kolchak, The Night Stalker, 1972-1974)

Esta entrada fue publicada en Cine Terror y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.