Terrores catódicos (5): Gárgolas (Gargoyles, Bill L. Norton, 1972)

gargoyles01A principios de la década de los 70 se vivió en Estados Unidos la Edad de oro del telefilme. Las tres grandes cadenas (ABC, CBS y NBC) habían descubierto el filón de disponer de películas de estreno exclusivo y producción (o co-producción) propia. En algunos casos llegaron a ser productos de tanta calidad que conocieron estreno en la gran pantalla en salas del viejo continente (como, por ejemplo, El diablo sobre ruedas). Con la llegada del alquiler del video doméstico las TV Movies dejarían de ser tan populares -aunque encontrarían una nueva vía de distribución-, pero por el camino dejaron varias películas de terror que quedarían para siempre grabadas en las retinas de los impresionables espectadores de aquellos tiempos.

El 21 de noviembre de 1972 la cadena CBS emitió Gárgolas: al comenzar, una voz en off (Vic Perrin en la versión original, la voz que le invitaba a no intentar ajustar la imagen de su televisor en la mítica Rumbo a lo desconocido –The Outer Limits-) a modo de intro nos ponía en situación sobre la mitología de las Gárgolas. Creaciones del mismísimo Satanás una vez fue derrotado por Dios y los Ángeles y obligado a vivir en las profundidades el Averno, estas criaturas despertaban cada 600 años y su misión era destruir a la humanidad y habitar la Tierra. La lejanía de la última batalla entre humanos y gárgolas provocó que estas criaturas hayan sido olvidadas y su aparición en pinturas y estatuas parezca una mera representación simbólica de los miedos humanos hacia el Infierno. Sin embargo, un nuevo periplo ha pasado y las gárgolas han vuelto a despertar…

gargoyles02No obstante, esta prometedora entradilla básicamente sirve la función de crear ambiente, ya que luego no parece tener mucha importancia y hasta se incurre en alguna incoherencia con lo se nos ha explicado. Nos encontramos después con el Dr. Mercer Boley (Cornel Wilde), un cínico antropólogo especializado en desenmascarar viejas creencias y supersticiones paganas, que se reencuentra con su hija Diana (Jennifer Salt) y ambos acuden a investigar el presunto descubrimiento de un tal “tío Willy” (Woody Chambliss) que en su tienda en pleno desierto de Nuevo México ha puesto expuesto un esqueleto de una criatura que dice haber encontrado con cabeza de pájaro y alas. Boley no cree ni una palabra… hasta que el esqueleto empieza a moverse, la estancia a arder (llevándose por delante al pobre Willy) y los dos personajes principales comenzarán a ser asediados por una misteriosa fuerza voladora que les perseguirá allá donde vayan…

gargoyles04Gárgolas es una experiencia bastante disfrutable en líneas generales -siempre y cuando uno sepa ubicarla en su contexto-. Sí, obviamente  se ve bastante claro que es un telefilme y además realizado apresuradamente: de hecho en este caso incluso tuvo problemas de realización cuando el director originalmente destinado a realizarlo tuvo que ser sustituido por Bill L. Norton al verse incapaz de rodarlo en los ¡17 días! estipulados en el contrato. Pero a pesar de ciertas dinámicas habituales en el formato, como puedan ser los diálogos enormemente explicativos, algunas lagunas argumentales o la evidente falta de presupuesto a la hora de trabajar los efectos especiales, lo cierto es que Norton hizo un buen trabajo. Logró sacarle partido a los escenarios naturales donde se rodó, las cavernas de Carlsbad en Nuevo México, y resolvió con eficacia momentos clave como el ataque de la gárgola al coche de Boley o el asalto al motel. El reparto es adecuado y destacan presencias como la de Greyson Hall interpretando a la alcohólica regente del motel que le da un ligero toque cómico al asunto, un jovencísimo Scott Glenn dando vida a un miembro de una banda de moteros presidiarios que acabarán ayudando a Boley cuando su hija se meta en problemas, o el habitual en aquellos tiempos en el cine blaxplotation Bernie Casey, como el líder de las gárgolas (aunque su voz fuera doblada por, nuevamente, la de Vic Perrin, para darle un aire más “solemne” a la criatura).

gargoyles03Pero lo que más impacto a los espectadores en su día fueron los prostéticos y efectos de maquillaje del entonces primerizo Stan Winston, cuyo trabajo le hizo merecedor de su primer premio (un Emmy) de los muchísimos que recibiría en su larga y extraordinaria trayectoria hasta su fallecimiento en el año 2008. Aunque, de nuevo, lo limitado de la producción hagan visibles algunas deficiencias (es bastante fácil darse cuenta de que las gárgolas son actores embutidos en trajes de goma), lo cierto es que logró un resultado magnífico: les dotó de un movimiento flexible y nada acartonado, no hay dos iguales -lo que les otorga un look distintivo y natural- y hizo un estupendo trabajo de maquillaje en los rostros, facilitando las expresiones a los actores que daban vida a las criaturas. Vamos, que si Winston logró este resultado con el muy limitado presupuesto del que dispuso, ya se veía bastante claro que estaba especialmente dotado y se iba a convertir en una estrella, como finalmente ocurrió.

Gárgolas pertenece a un tiempo en que los telefilmes de terror reunían a las familias norteamericanas alrededor del televisor, y con bastante tiempo por delante todavía para que llegara la era del video y la recuperación de estos títulos en el mercado doméstico, quedaba su recuerdo grabado a fuego en la memoria de los espectadores, que en aquellos tiempos no tenían posibilidad de volverlas a ver fácilmente y se formaban “mitos” en torno a aquella película que vi cuando era niño y me marcó… Y con todas sus limitaciones, la aureola mágica del encanto de un tiempo pasado la mantiene.

Javier J. Valencia

Terrores catódicos (1): Ghostwatch – Prohibido en televisión durante una década (Ghostwatch, Lesley Manning, 1992)
Terrores catódicos (2): Los chicos de Stone (Children of the Stones, Peter Graham Scott, 1977)
Terrores catódicos (3): The Kingdom – Antiguo y futuro reino (Morten Alfred / Lars Von Trier, Riget, 1994 – Riget II, 1997)
Terrores catódicos (4): The Night That Panicked America (Joseph Sargent, 1975)
Terrores catódicos (6): La mirada del mal / América Oculta (American Gothic, CBS, 1995)

Esta entrada fue publicada en Cine Terror y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.