La huérfana (Jaume Collet-Serra, 2009)

Lo primero que me viene a la cabeza siempre que me enfrento a una película de niño/a malvado/a es si estará a la altura de La profecía (Richard Donner, 1976), referente donde los haya. Sí, el listón está muy alto, y para qué engañarnos, siendo esta una de mis películas favoritas de género, raramente encontraré algo a ese nivel. No porque no se haya intentado últimamente… Joshua, de George Ratliff (2007), muy en esa línea, pero algo más sosa o la reciente Expediente 39, de Christian Alvart, que lo hizo mucho mejor de lo que esperaba, y por una vez, mucho mejor de lo que prometía el tráiler. Por cierto, esta última se parece mucho a The Orphan, sobre todo en la primera hora de metraje. Incluso con un remake, La profecía 2006, de John Moore. Pero pese a estos intentos no del todo fallidos, todo hay que decirlo, nunca terminaba de quedar satisfecho. No digo que con La huérfana haya quedado tan complacido como con La profecía, pero ya empezamos a hablar de cierta calidad y diversión.

No me ha extrañado que me gustase, ya que a mí sí me agradó (y creo que soy de los pocos…) la anterior película de Jaume Collet-Serra, La casa de cera (2005). Y es que ahí ya demostraba conocimiento del género y un respeto a la forma de hacerlo, no sin perder el sentido del humor y regalándonos fantasías como atravesar con un hierro a la insufrible Paris Hilton. En The Orphan, Collet-Serra elige un camino más elegante y ortodoxo en las formas, pero siempre con un ojo atento al fan del terror y sorprendiendo con algún golpe más contundente de lo que cabía esperar en un film tan comercial.

No he podido evitar escuchar por ahí que es previsible, exceptuando el giro final, y sí, puede que lo sea, pero lo hace intencionadamente, como guiño al género. Por ejemplo, ¿en cuántas películas nos encontramos con el típico susto de personaje solo frente al espejo y de repente alguien sale reflejado? Vamos, que no me creo que nadie lo haga para sorprender a estas alturas. Es más, estos detalles tan de libro (el del espejo no es el único) los interpreto como una declaración de intenciones y a partir de eso, ya sé en qué “idioma” me habla el director y puedo conectar si quiero. Y conecté, vaya si conecté y me extrañaría mucho que algún aficionado a las horror movies en general no haya disfrutado con las fechorías de esta niña tan… tan… (aplicad el taco que queráis).

Hablando de la niña… y esto no me lo puede negar nadie: qué interpretación más fantástica -me valen todas las acepciones de “fantástica”. Desgraciadamente, hace muchos años que no paso miedo con las películas, aunque las disfruto igual, pero Isabelle Fuhrman, Esther en la película, consiguió ponerme la piel de gallina. Muy bien también el resto del reparto, Vera Farmiga a la cabeza, Peter Sarsgaard, etc. Pero especialmente, los niños que por eso de ser niños, tienen doble mérito e impresionan con su actuación. La hermanita pequeña, Aryana Engineer, hace de sordomuda y tiene una capacidad de expresión que ya quisieran muchos actores consagrados.

Esto de los niños me obliga a hacer una mención especial a The Children, de Tom Shankland, también reciente y muy impactante. Y puestos a recordar, nombraré también alguna de las más destacadas de lo que podríamos definir ya como un subgénero, el de “los niños chungos”, con ¿Quién puede matar a un niño?, de Narciso Ibáñez Serrador en el primer lugar, seguida de las dos versiones de El pueblo de los malditos (The Village of Damned) de Wolf Rilla en 1960 y John Carpenter, en 1995. E incluso con riesgo de hacer un spoiler a alguien, citaré Ils (Ellos), de David Moreau y Xavier Palud. Y hasta aquí llega mi memoria en cuanto a películas de niños chungos.

En definitiva, y volviendo al tema que nos ocupa, un filme muy correcto, que si no fuera por el tremendo giro de guión y la espectacular protagonista, sería sólo eso: una película muy correcta, pero esas dos virtudes con las que cuenta la hacen una de las mejores películas de terror de ese año. Y si hablamos de lo que se estrena en nuestras salas más comerciales, podríamos hablar de una de las mejores de los últimos años. Viva el género bien hecho y bien entendido.

Óscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Terror y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La huérfana (Jaume Collet-Serra, 2009)

  1. Evil Konan dijo:

    Lo comparto. La Huérfana es una de esas películas que no esperas nada, salvo que tendrá y tiene un esquema convencional (Una familia que añade un elemento desconocido en su entorno en apariencia inofensivo como un muñeco, un perro… y resulta ser una amenaza para sus vidas y quienes le rodean) y aún así te sorprende haciéndote pasar un buen rato. Creo que es más fácil enganchar y sorprender a partir de algo manido, como una receta a la que decides darle un par de ingredientes nuevos, que buscar algo original y acabar decepcionando y contando lo mismo. Me acuerdo vagamente que hubo polémicas y no sé si recortes, porque hubo asociaciones de protección al menor quejándose de ciertas escenas, como ver a la Isabelle Fuhrman mirando a sus padres adoptivos echando un polvo, o su interés por el padre, o ya el solo hecho de que el eje del mal sea una niña huérfana. Yo solo encontré diversión, a mí Isabelle Fuhrman me pareció adorable pese a que mata peña a martillazos y Vera Farmiga está como un tren. Muy recomendable.

  2. Dani Pierra dijo:

    Me encantó la peli!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.