Sherlock Holmes y la máscara de la muerte (The Masks of Death, Roy Ward Baker, 1984)

Sherlock Holmes y la máscara de la muerte es un telefilme de 1984 originalmente titulado The Masks of Death dirigido por el veterano de la Hammer Roy Ward Baker artífice de ¿Qué sucedió Entonces?, el cierre perfecto a la trilogía original de Quatermass, entre muchas otras joyitas de la serie B inglesa. Existe una versión española en VHS titulada Máscara de terror que puede generar cierta confusión alrededor de esta película.

En esta ocasión el gran Peter Cushing interpreta a Holmes por última vez en su carrera. Un buen saludo final del actor en su despedida en un papel protagonista (posteriormente realizó un último cameo en la entretenida pero intrascendente Biggles el viajero del tiempo). La acción transcurre en 1916, cuando Holmes ya se halla en su retiro de Sussex (aunque se encuentren en Baker Street, Watson hace referencia a este dato). La fecha esta bien encontrada, pues el Holmes del canon (continuidad oficial) rondaría los 60 años mientras que Cushing tenía unos 70 en el momento de protagonizar el film. El  caso que concluyó oficialmente el cánon, El último saludo, data de dos años antes y se parece a éste en cuanto al tema de fondo (La Guerra Mundial) y en él Holmes se aleja de la figura del detective consultor a la cual nos tiene acostumbrados para convertirse en una suerte de agente secreto al servicio de Inglaterra.

A pesar de tratarse de un pastiche (aventuras protagonizadas por Sherlock Holmes no escritas por Arthur Conan Doyle, su autor original), en todo momento recuerda a una narración canónica, puesto que está plagada de referencias acertadas. Uno de los aspectos mas claros de esto son las continuadas citas a anteriores aventuras del personaje casi textuales, que va soltando Cushing a lo largo de toda la película.

En Máscara de terror los seguidores del detective nos encontraremos un poco de todo y bien dosificado: diferentes disfraces de Holmes, cambio de trenes para despistar al enemigo, alta política, experimentos de química, presencia de Mrs. Hudson, violín, acción, deducción… pero sin duda el acierto mas notorio será la aparición de la mujer Irene Adler. Ya desde su primera intervención causa estragos en Holmes y a medida que avanza la trama, los duelos verbales entre los dos se hacen más y más interesantes, hasta llegar a esa respuesta crispada de Holmes que también es un guiño al espectador: “¡Señora! ¡A mi nadie me vence dos veces!”

Con esto llego a las actuaciones: pese a que Jeremy Brett, Arthur Wontner o Basil Rathbone nos han dado los mejores Holmes de la pantalla, mi favorito sigue siendo Peter Cushing. En este telefilme y a pesar de su avanzada edad se encuentra en plena forma. También Watson esta correctamente interpretado por John Mills, magnífico y prolífico secundario británico (encarnó a Quatermass en la serie) que falleció en el 2005. Por último, destacar el simpático cameo de Ray Milland (El hombre con rayos X en los ojos, La obsesión) como secretario político. Anne Baxter no convence demasiado como Irene, pero su interpretación también es impecable. En definitiva, una película muy simpática, con ese maquiavélico y apocalíptico plan incluido.

Dani Morell

Esta entrada fue publicada en Cine Negro, Cine Terror y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.