Crónica del Festival de Sitges 2018 (6) – Martes 9 de Octubre

Sitges 2018

Bienvenidos a las crónicas exprés de El pájaro burlón a cargo de nuestro especialista: Óscar Sueiro. Las notas de las películas solo se corresponden a su experiencia personal y probablemente cambien cuando pasen los días. Esperamos que os sirvan como guía de cine.

DRAGGED ACROSS CONCRETE, S. Craig Zahler

Zahler se reafirma con su tercera película como un director de estilo propio y contundente. Bone Tomahawk era un western fantástico con un tramo final cruel y muy físico. Brawl in cell block 99 un film carcelario con un in crescendo violento y gore -ya rozando la caricatura y la parodia pero igualmente cruenta y dramática-. Y Dragged across concrete es un thriller, un drama, y también acción. Todo con unos diálogos punzantes y un ritmo muy curioso, deliberadamente esquemático y reposado con interpretaciones casi hieráticas. Algo que más o menos comparte con su anterior largo pero que aquí se acentúa. El humor es algo que tiene muy presente, no sólo en algunas líneas de diálogo, sino en su forma de tratar a algunos personajes -o de matarlos-. Les tiene tan poco apego que cualquier cosa puede pasar. Y eso te mantiene en tensión constante aunque sea con una sonrisa en los labios, una sonrisa nerviosa.

Por su ligero aire retro, su violencia explícita y sus diálogos, se le compara -comprensiblemente- con Tarantino, pero ahora, ya con tres películas en su haber, su obra tiene cuerpo suficiente como para dejar a un lado las comparaciones y reconocerlo como se merece. Un bestia parda del cine que nos va a dar muchas alegrías. Mucho cuidado cuando le dé por hacer una de terror puro.

Cabe destacar también que, a pesar de su larga duración (2 horas 39 minutos) y que se toma su tiempo para todo, dentro del ritmo tan peculiar que comentaba antes, pasa relativamente rápido, casi como si fuese de 90 minutos. Un 8

TUMBBAD, Rahil Anil, Anand Gandhi y Adesh Prasad

Un film indio que dura menos de dos horas y que carece de números musicales -seguro que hay muchas más, pero que lleguen a occidente… aquí el especialista a consultar sería Domingo López-. El caso es que Tumbbad va por su cuenta y brilla por hacer cine de terror sin irse por las ramas.

De alguna forma, por eso de leyenda de un folkore concreto, me recuerda a Errementari -notable película vasca- y también a Baskin. Son solo sensaciones, pero seguro que a más de uno le ha pasado.

Se agradece ese aire fresco, ese exotismo, esa fotografía y que consiga hacernos sentir un poco niños. Esta es una de las grandezas de los festivales de cine, tener propuestas de casi todo el mundo. Un 7

PERFECT, Eddie Alcazar

Ante el esfuerzo de hacer un film tan cuidado estéticamente, sería un poco injusto decir que parece un mezcla entre un anuncio de perfumes y un videoclip musical, pero tampoco os estaría engañando.

Alcazar, en su empeño de sublimar visualmente lo superfluo, aunque sea para denunciar que la perfección no existe, cae en ese look con tratamientos de color extremos y cuerpos esculturales paseándose en cámara lenta. A su vez, la voz en of va reflexionando constantemente y dando una cantidad inasimilable de planteamientos filosóficos a través del tormento mental y físico del joven protagonista.

Muy interesante en lo pictórico y lo sonoro. También en lo discursivo aunque da demasiadas vueltas al mismo concepto para llegar a lo inevitablemente abominable. Un 5,5

BLUE VELVET REVISITED, Peter Braatz

Documental de formato casi experimental que con un collage de imágenes grabadas en Super 8, fotografías y entrevistas, ilustra el momento mágico que vivió Lynch durante el rodaje de Terciopelo Azul. Bueno, él y casi todo el equipo, que aunque los rodajes son lentos y duros, de algún modo sabían que estaban bien guiados por la visión de Lynch.

Esta película retrata muy bien la inocencia y la ilusión del genial director y artista multidisciplinar. También lo visionario que era ya entonces y las ganas incontenibles que tenía de crear.

Resulta bonito escuchar la lucidez con la que habla de él Isabella Rosellini -que es lógico que lo conozca en profundidad, pues fueron pareja, pero es entrañable ver lo bien calado que lo tenía-. En realidad, si idolatras a Lynch, como es mi caso, y te fascina Blue Velvet, todo lo que te acerque a ese mundo, te va a complacer. Incluso los eléctricos del rodaje en short tejano y mostacho a lo Village People. Todo. Un 7

Oscar Sueiro

 

Esta entrada fue publicada en Cine Acción, Cine Aventuras, Cine Ciencia Ficción, Cine Comedia, Cine Documental, Cine Drama, Cine Negro, Cine Terror y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.