70 Binladens (Koldo Serra, 2018)

Qué difícil es catalogar el nuevo film de Koldo Serra. ¿Es una de atracos? ¿Un thriller? ¿A ratos un western contemporáneo? Pero, la duda importante, ¿Por qué hay que encasillar a las películas dentro de un solo género? Serra es un heredero directo de la cinematografía de Álex de la Iglesia. Y, como él, sus largometrajes entran dentro del cine de género, comprendiendo que los géneros no son compartimentos estancos y pueden mezclarse sin ningún tipo de problema –más allá de las dificultadas que pueda tener cierto espectador por no comprender que en el cine no siempre tiene que estar cada libro en su lugar-.

70 Binladens es quizá la mejor película del director vasco hasta la fecha y la que mejor ejemplifica esa idea de que los géneros pueden combinarse en favor del desarrollo del guion. Lo que empieza con un pequeño y controlado atraco a un banco termina convirtiéndose en una espiral de catastróficas desdichas que desnuda la personalidad de las dos protagonistas: Emma Suárez y Nathalie Poza. Cada cual mejor que la anterior en sus labores interpretativas. Sin olvidar el perturbador papel que Hugo Silva trae bajo la manga, regalando, igual que hizo en Las brujas de Zugarramurdi (Álex de la Iglesia, 2013) un personaje icónico, lleno de matices y que pocos aparte de él podrían dotar de tanta personalidad.

Y es que se nota la mano de Serra a la hora de dirigir a los actores. En 2006 debutó con Bosque de sombras, donde trabajó con Gary Oldman, Virginie Ledoyen y Paddy Considie, tres pesos pesados internacionales que tuvo que conducir para dar vida a su opera prima. Por lo que, teniendo en cuenta que este es el tercero de sus proyectos, se nota cómo la puesta en escena responde maravillosamente a la imaginación del director.

Serra desenvuelve su cinta con un estilo similar al Hitchcock de Psicosis. Las piezas y engranajes que en un principio parecen los que hacen girar la maquinaria del film son en realidad elementos transitorios que conducen a conocer en profundidad el verdadero propósito de los personajes. 70 Binladens es una carrera de fondo donde la atmósfera, siempre con un tono de tensión muy bien sostenido por la peculiar caracterización de Nathalie Poza, juega a mantener en constante movimiento el suspense alrededor de los curiosos, y sí, a veces gratuitos, giros de guion que deshinchan levemente lo que debería ser el clímax de la película. Claro que, ese desvío que toma Serra en el in crescendo de la historia, es precisamente para enviar un mensaje de crítica social. A pesar de que a lo largo del film, va dejando caer bombas de relojería para drenar poco a poco ese mensaje.

La casa de papel debería echarle un ojo a cómo 70 Binladens gestiona la tensión en un atraco y permea los géneros, ya sea drama, comedia o suspense, de manera natural sin necesidad de acicalar el texto de situaciones que bien podrían quedarse en un borrador. Todo ello representado con un pulso firme y algún que otro movimiento de cámara bastante admirable.

Xavi Mogrovejo

Esta entrada fue publicada en Cine español y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.