Especial cine de montaña (1): Hacia rutas salvajes (Into the Wild, Sean Penn, 2007)

intothewild_CAPEn agosto de 1992, cerca del Parque Nacional Denali, encontaron el cuerpo sin vida de un joven en un destartalado autobús. También hallaron su diario, y el libro Walden. La vida en los bosques de Thoreau subrayado… Así empezó lo que se se convertiría en el best seller de Jon Krakauer, Into the Wild, y diez años después en la taquillera película de Sean Penn del mismo nombre… En realidad no, en realidad todo empezó cuando Chris McCandless fue vapuleado por la decepción de terribles descubrimientos, el descubrimiento de la hipocresía, de la falta de autenticidad y de la vacuidad; y decidió dejarlo todo en busca de La Verdad y de la comunión auténtica consigo mismo, partiendo hacia la madre de todas las madres: la Naturaleza. Una decisión así necesita para ser ejecutada de una fuerte coraza de egoísmo y deja tras de sí notables daños colaterales. No puede ser de otra manera.

La estructura de la película es de canónica road movie, pero aquí el viaje funciona como metáfora de las diversas etapas de conocimiento que se superan. Primero el rechazo a la falsa identidad, la forjada en una sociedad y familia de los que repudia los valores; la declaración de independencia; la nueva “familia”, personajes que va encontrando y que contribuyen a su transformación, pero con los que no acaba tampoco de profundizar. Chris protege ante todo su soledad como condición sine qua non de poder ser, SER YO; la comunión; y…, el desenlace…

intothewild_02

El libro se convirtió en un clásico de la literatura sobre naturaleza, y más tarde, la película también. La fidelidad con la que Penn rodó en las localizaciones por las que transcurrieron los dos años de viaje de McCandless y el excelente trabajo de fotografía de Gautier consiguen un filme preciosista para que babee cualquier amante de la montaña, las panorámicas son impresionantes, y los detalles muy bien elegidos.

En relación a esto, a conseguir que la experiencia de la vida en naturaleza sea fiel y digna a lo que sentimos los que amamos perdernos por el monte, quiero hacer un alto reflexivo sobre la música. La banda sonora de Eddie Vedder, ex cantante de Pearl Jam, también se ha convertido en todo un clásico en la “escena” alpinista, escaladora, senderista y demás faunas humanas de la montaña. Yo misma la he escuchado compulsivamente, o la he puesto a todo volumen en el coche cuando nos dirigíamos a alguna aventura salvaje. ¡Pero tengo dos grandes peros! El primero, que en varias ocasiones la película te echa de la experiencia para convertirse en un videoclip, clavándote de nuevo en la butaca; y el segundo, familiar directo del primero, es que si hay una cosa que impresiona y se vuelve adictiva de la vivencia de la naturaleza son sus sonidos y silencios, el susurro de las hojas, el gemido del viento, el silencio ensordecedor, y la película, no respeta esto; y no es un tema cualquiera, no es un simple detalle, es un elemento esencial para introducirse en la comunión con la madre naturaleza, cuando por fin, calla el hombre. En este caso, Eddie Vedder no calla ni con agua hirviendo.

intothewild_03

Finalmente, el protagonista llega a su verdad, conclusión de la que disiento, pero que no voy a revelar aquí por lo que reservaré mi replica. Quiero acabar con dos citas, la primera sacada de la canción de la BSO llamada Society:

Oh, it’s a mystery to me
We have a greed with which we have agreed
And you think you have to want more than you need
Until you have it all you won’t be free.
(…)
Society, you’re a crazy breed
Hope you’re not lonely without me…

Society, have mercy on me
Hope you’re not angry if I disagree…
Society, crazy indeed
Hope you’re not lonely without me…

Y la segunda cita de Jaume Cardona en su crítica de la película Into the Wild desde el punto de vista de la psicología y la ética: “La rebelión de Chris, más allá de lo psíquico estructural nos pone de relieve la locura implícita en nuestra civilización: desarraigada de la Naturaleza nos acerca más al zombi que al vivo.” (Hacia rutas salvajes, sobre la discordia y el malestar del ser, Jaume Cardona)

Esta es una película que no deja a nadie indiferente, la historia de Chris McCandless, cuando eligió vivir.

Laia Olivares

Esta entrada fue publicada en Cine Drama, Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.