Especial cine argentino – Algunas de las mejores películas del 2014

argentinoCAP

En este artículo decidimos brindar algunas nuevas opciones para aquellos lectores que conozcan el cine argentino para que vean algunas de las producciones más destacadas del último año. Entre España y Argentina son comunes las co-producciones y las colaboraciones en materia cinematográfica con lo cual es momento de ayudar un poco a esa hermandad con algunas de las películas que este año se destacaron, tanto por la crítica, los premios en festivales y por la taquilla en algunos casos.

El escarabajo de oro – Dir. Alejo Moguillansky y Fia/Stina Sandlund

escarabajo_oro

Se trata de una historia muy rica, con muchos matices y reflexiones juntas, tantas veces difícil de unir en un trabajo. Esta vez se hizo con éxito y brinda un film tan divertido como interesante. Más allá de ser una referencia al mismo cine independiente y las coproducciones internacionales, los realizadores decidieron poner el cuerpo para este trabajo que trata de la ambición, el feminismo, el colonialismo, hasta en la figura del célebre político de la UCR, Leandro N. Alem, presentes y unidos en un universo que de entrada no tiene nada que ver, parecen unidos a la fuerza, pero queda verosímil al objetivo del film.

El actor Rafael Spregelburd (quien como la mayoría de los personajes, se interpreta a sí mismo) se entera por un historiador que hay un tesoro escondido en un salto de agua en Alem, Misiones, y le comenta a sus amigos para ir y repartirse todo el oro proveniente de un robo de la época de la colonia en Brasil. Para llegar allí, necesitan una excusa y deciden utilizar la película acerca de la feminista sueca Victoria Bennedictsson, por lo tanto cambian totalmente el argumento del film original, incluyendo a Leandro N. Alem con la justificación de también haberse suicidado por sus ideales. La directora sueca (Fia Stina) lucha impotente contra el equipo de trabajo desde Nueva York, y no puede impedir que los realizadores se vayan a Misiones hacia la búsqueda del tesoro.

En definitiva, el trabajo demuestra una lucha entre las producciones y la diferencia de pensamientos al momento de filmar, aunque esta vez en tono delirante y de sátira. Sin embargo, también termina mostrando la torpeza y la falta de sutileza de varios personajes que se creen en todo momento que están sacando ventaja del otro. Todos los personajes se creen más vivos que los demás, pero en realidad nadie es lo suficientemente despierto como para superar al resto.

Una forma crítica e interesante de abordar la “viveza criolla”, con participación la voz en off de Victoria Bennedictson y Leandro N. Alem, que un poco son la voz de la conciencia del trabajo en sí. Con buena música, atinada para los fines de la película, “El escarabajo de oro” es un film divertido, profundo y entretenido que tiene muy merecido su premio en la pasada edición del BAFICI 2014.

El crítico (2014) – Dir. Hernán Guerschuny

critico

Esta película tuvo una buena repercusión en las taquillas y en la crítica de la primera mitad del año en Argentina. Se trata de una película que se titula “El crítico” y encima está dirigida y guionada por otro crítico –Hernán Guerschuny, director de la revista Haciendo Cine-, entonces hacer la crítica es sin dudas un ejercicio reflexivo, autorreferencial y casi arriesgado. Da la sensación de que para obtener credibilidad y, por ende, autoridad, el crítico debe emplear determinados mecanismos para hacer pasar su opinión como un hecho verdadero –quizás, mucho del poder del periodismo se juega en eso, en la credibilidad-. Sin embargo, ¿Vale la pena ese esfuerzo? ¿Cuál es el criterio “correcto” para juzgar la calidad de una película? ¿Importa más si un guion está bien hecho o la sensación de satisfacción con la que uno sale del cine, más allá de cualquier pericia técnico-artística?

Y es allí en donde “El crítico” acierta, recuperando un aspecto elemental –y por elemental, muchas veces olvidado- de la experiencia cinematográfica: ese espíritu de disfrute desprovisto de cualquier tipo de frialdad analítica o distancia crítica, el goce primitivo frente a la pantalla. Víctor Téllez, interpretado por Rafael Spregelburd, es el protagonista excluyente de este film, aunque está muy bien acompañado por Dolores Fonzi. Téllez es un reputado crítico de cine que vive amargado y desilusionado en un departamento que se cae a pedazos. Está convencido de que el “buen cine” murió hace tiempo y asiste a las funciones de prensa resignado, sin ninguna expectativa de encontrar algo que lo emocione. Culto, intelectual, pequeño burgués, cínico, pedante y elitista, este singular personaje aniquila con su pluma casi todo lo que ve, en especial las comedias románticas -el género que más odia-, por ser un compendio de lugares comunes superficiales e inverosímiles.

Sin embargo, Téllez conoce a Sofía, una persona muy diferente a él –“unidimensional”, diría- que lo cautiva y lo enamora. Pronto, su vida se trastoca y se ve envuelto en todas esas situaciones de las películas que tanto odia: el beso bajo la luna llena, encuentros azarosos demasiado perfectos, la corrida bajo la lluvia, etc. En esos momentos, Téllez se da cuenta de que su vida misma se ha transformado en una comedia romántica.

Con escenas muy divertidas y un humor muy agudo, Hernán Guerschuny condensa en Víctor Téllez una serie de estereotipos sobre el intelectual burgués clase media pero sin ridiculizarlo. Trabajando en un registro autorreferencial, el film se convierte en una amable parodia de sí mismo en donde, de alguna manera, se reivindica aquello que su protagonista tanto odia. Es que es, de hecho, una comedia romántica, pero con el agregado de que Téllez, poseedor de un saber “superior”, es consciente de los clichés que va atravesando, y eso lo desconcierta y lo desespera.

Ciencias naturales (2014) – Dir. Matías Lucchesi

cienciasnaturales

Luego de pasar y ganar varios premios alrededor del mundo (Work in Progress Primer Corte de Ventana Sur, Generation de la Berlinale, Guadalajara), se pudo ver en el BAFICI 2014 la primera película de Matías Lucchesi como director. El film nos sitúa en Córdoba (de donde es oriundo Lucchesi) y nos presenta en un primer momento a Lila (la joven Paula Hetzog que en cada nuevo rol, vuelve a encandilar con sus dotes interpretativos), una joven de 12 años que vive en la zona de Los Cóndores y que jamás conoció a su padre. Por su edad, la joven está en pleno momento de entrada a la adolescencia, de rebelión, y sobre todo de curiosidad: desea conocer a su progenitor, y para ello tiene tan sólo una pista: una chapita de metal que quitó de una antena de tv, ya que asegura que su padre fue uno de los instaladores de antenas en el lugar hace trece años.

Su madre se niega a darle información al respecto, pero Lila luego de innumerables intentos de huida, encontrará ayuda en su maestra (Paola Barrientos) de la escuela rural en la que vive durante la semana. Juntas iniciarán un viaje de un día hacia el pueblo donde creen que su padre está, pero problemas, confusiones y falta de datos serán algunos de los obstáculos que deberán sortear para llegar a la verdad.

Si bien la historia de “conocer los orígenes” ya se ha visto bastante en otros films, Lucchesi logra de forma sensible, simpática y fresca introducirnos en esta búsqueda por la filiación, pero lo hará lejos de los lugares comunes, apelando a la inocencia infantil tanto de Lila, como de los espectadores. El resultado tendrá además toques de humor, que acompañarán a un universo plagado de equívocos, y carente de compasión.

Gabor  (2013) – Dir. Sebastián Alfie

gabor

Por último, otra de las películas que nos gustó este año fue Gabor, una coproducción con España, dirigida por Sebastián Alfie.

El film comienza presentándonos a Sebastián Alfie, director argentino residente en España, quien recibe el encargo de ir a Bolivia a filmar un documental sobre personas ciegas que serán operadas para revertir su situación.

Tradicionalmente se pensaba que los cinco sentidos (tacto, olfato, oído, gusto y vista) eran los únicos modos de percibir nuestro alrededor, y nuestro mundo. Sí bien eso es verdad, también es un hecho que quien carece de alguno de estos sentidos, tiene otros mecanismos o modalidades para suplir de alguna manera, esa falta, y así seguir percibiendo. Ahora bien ¿qué ocurre cuando alguien cuya profesión o campo de trabajo tienen como requisito prácticamente excluyente, la utilización de uno de estos sentidos, y dicho sentido, es, justamente el ausente? Gabor nos orientará en el camino para poder responder a este interrogante.

De esta forma, la premisa que guía a Alfie es contar y mostrar este proceso sin caer en los lugares comunes y edulcorados; sino centrándose en la diferencia entre quienes pueden ver y quiénes no. Para realizar dicha filmación, necesita una cámara especial (Viper), por lo que se entera que Gabor Bene, un director de fotografía húngaro es el único que posee esta cámara en toda España. Gabor vive justamente de alquilar sus equipos de filmación, pero se destaca por una particularidad: este director de fotografía es ciego. Poco a poco Alfie y Bene entablan una amistad, por la que el argentino descubre que a pesar de la deficiencia visual del húngaro, aún mantiene el sentido del humor, y sobre todo gracias a su gran experiencia, puede seguir reconociendo cuando las imágenes están desenfocadas, así como también recordar planos. Sin embargo, Alfie no puede anunciar que su colaborador es ciego, ya que no cree que quienes lo rodean, puedan entender como un director de fotografía puede desempeñarse exitosamente padeciendo dicha particularidad.

De esta manera, Gabor y su enorme experiencia audiovisual, serán cruciales para que Alfie pueda encontrar la manera más anticonvencional de retratar la ceguera; y a la vez evitar caer en típicos clichés sentimentaloides.

¿El resultado?

Un documental honesto, dinámico y sobre todo muy original al evitar el tono solemne que solemos ver en producciones de temática similar. Además se presentan entrevistas a directores de fotografía y otros profesionales del medio audiovisual que compartieron experiencias con el propio Gabor, así como también el testimonio de Alicia, madre del director, quien además es profesora que trabaja con ciegos y puede aportar su punto de vista al respecto.

Una verdadera prueba y ejemplo de que si bien una deficiencia (en este caso visual) puede determinar un momento particular, no necesariamente determinará la vida total de quien la padece; funciona además como recordatorio que las personas son personas y no etiquetas, no discapacidades, ni enfermedades, ni deficiencias. Este documental demuestra que la pasión, la vocación y la vitalidad, si son verdaderas, no conocen límites, y de eso “Gabor” puede dar fe.

Por Germán Morales y otros colaboradores de Proyector Fantasma – Página de cine en Argentina

Esta entrada fue publicada en Cine Drama y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.