Spanish Movie (Javier Ruiz Caldera, 2009)

Imagino que ya sabemos todos a qué y a quién debe Spanish Movie. Su existencia, más allá de a su productora e inversores se debe a los que popularmente conocemos como los ZAZ: David Zucker, Jim Abrahams y Jerry Zucker, quienes empezaron todo esto en 1980 con Airplane!

conocida en España como Aterriza como puedas! la precursora de lo que llamamos “humor absurdo”, oficialmente Comedia de parodia o Spoof movies.

Este éxito dio paso a la serie televisiva de seis episodios Police Squad (1982), ya protagonizada por el que luego sería el actor fetiche de este triunvirato y máximo exponente de las catástrofes más diversas, y la expresión de circunstancia o careto de despiste, Leslie Nielsen -una de las personas que más quiero en este mundo-. Frank Drebin sería el nombre de su personaje más célebre, protagonista de toda la serie y de la grandiosa trilogía que llegaría seis años más tarde: Naked Gun (1988), aka Agárralo como puedas.

Aunque con esta serie y la película que le precedía ya estaba todo demostrado, entre la una y la otra realizaron una de las mejores comedias de la historia –con permiso de los Hermanos Marx-, Top Secret (1984),

protagonizada por Val Kilmer parodiando el cine de espionaje, el musical y haciendo guiños cinéfilos setenteros por doquier. Este film sí les daría el máximo crédito como directores, productores y escritores de comedia, y con ello, cuatro años más tarde, empezarían la saga de Agárralo como puedas, más grande que la vida misma. Con un Leslie Nielsen ya casi haciendo de sí mismo, George Kennedy, O.J. Simpson, Priscilla Presley, más ridículos que nunca, nos regaló gags inolvidables que nunca me cansaré de ver. Pero antes de terminar esta trilogía, Leslie cedió el relevo a Charlie Sheen –Topper Harley- y con él como protagonista hicieron las dos entregas de Hot Shots! (1991, y 1993 respectivamente). Lo que empezó como una parodia de Top Gun supo mantener el listón bastante alto, y eso, además de a Charlie Sheen, deben agradecérselo a Lloyd Bridges, que estuvo inconmensurable en su papel como Almirante Thomas “Tug” Benson

Sería injusto no nombrar a Pat Proft, que escribió todas estas películas junto a los ZAZ y que se estrenaría como director con Wrongfully Acussed (1998), aka Vaya un Fugitivo,

que volvió a contar con Leslie Nielsen como protagonista absoluto. Este film fue el último de los que considero realmente a la altura de sus inicios, pues luego vendrían imitaciones bastante execrables como: 2001, A space Travesti (2000) , Camouflage (2001)  o Super hero Movie (2008), por poner algunos ejemplos en los que ni con la presencia del gran Leslie consiguieron salvar el desaguisado.

Quizás se le pueda guardar cierto cariño a Loaded Weapon, aka Con el arma a punto, con Emilio Estévez y Samuel L. Jackson, que parodiaba la trilogía de Arma letal y a Instinto básico entre otras –esta película ya es una debilidad personal-,

a Spy Hard, de Rick Friedberg, aka Espía como puedas –no podía titularse de otra forma en España-, o a Jane Austen’s Mafia! (1998) , del propio Jim Abrahams aka Mafia, estafa como puedas! –no hay quién nos gane poniendo títulos-.

Luego ya vendría la retahíla de Scary Movie, empezada por los hermanos Wayans  -primera (2000) y segunda parte (2001)-, intentando ser rescatada por un David Zucker ya en baja forma y débilmente ayudado por Pat Proft –tercera (2003) y cuarta entrega (2006)-. No son del todo desdeñables esta sucesión de filmes, pero si apenas logro recordar más de cuatro gags entre todas, por algo será.

Es evidente que Spanish Movie es totalmente deudora de esta saga que parodiaba el cine de terror, pero si me lo permiten, esta vez los hemos superado. Y con esta afirmación empiezo a hablar de la película que realmente nos ocupa. El primer reto que se presenta, como en cualquier comedia, es hacer reír, y en este caso, al menos para los fans de este subgénero, conseguir estar al nivel de las precursoras antes citadas. Los fans siempre hemos tenido la esperanza de que la siguiente de los ZAZ o de Leslie Nielsen nos lo haga pasar tan bien como hicieron aquellas antaño, pero nunca hubo suerte, y esta vez, con Spanish Movie nos hemos acercado un poco.

Esta ópera prima como director de Javier Ruiz Caldera (ya había sido montador de tres largometrajes) se ha empapado bien del espíritu ZAZ y ha sabido adaptarlo perfectamente a nuestra cultura y nuestro cine, que ya tiene mérito englobar en parodia una serie de películas patrias y que todo el mundo las reconozca –El Orfanato, El laberinto del Fauno, Volver, Mar adentro, Los Otros, Abre los ojos…-, es más, es bonito dada la crisis que afecta al cine español. Como también es apreciable que algunos directores –J.A. Bayona, Nacho Vigalondo, Alex de la Iglesia, Jaume Balagueró, Paco Plaza, Alejandro Amenábar-  cedan su imagen respaldando el proyecto y contribuyendo al buen rollo que rezuma – ¿acaso no es el humor saber reírse de uno mismo?-.

También se le presentó otro reto antes del estreno, aunque éste se lo impuso ella misma, y era cumplir con las expectativas que marcaba la promoción donde aparecían Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada*. Una de las promociones más brillantes, divertidas e inteligentes que he visto en años. Incluso resultó emotivo verlos juntos en los créditos finales de la película.

Pues bien, con todos estos temores, me acerqué a la sala de proyección y me dejé llevar. En seguida entré en el juego, sobre todo gracias a los actores, que están todos inmejorables y se hacen querer –Areces, ¡qué grande eres! (sin desmerecer ni por un segundo a Alexandra Jiménez y Silvia Abril) – , y la forma también acompaña al contenido, de hecho, la supera con creces, y ahí está la gracia: si una gilipollez está tan bien rodada como una película seria –y ahí tiene buena parte de culpa Oscar Faura, que ya fue director de fotografía de El Orfanato -una de las más parodiadas-, tiene mucha más gracia, de la misma forma que siempre tuvieron gracia las frases tontas de Frank Drebin en boca de Leslie Nielsen, manteniendo la compostura y como si la cosa no fuera con él.

Son alrededor de doscientos gags o chistes los que contiene el film, y como es de esperar, no todos funcionan de la misma forma, o simplemente, no todos funcionan. Pero esto ya ocurría incluso en las grandes películas del género, y es que me parece casi imposible que todos los chistes tengan la misma efectividad para todo el mundo, aunque lo que sí podemos medir es si hay más gags efectivos que anodinos, y de ese modo valorar hasta que punto nos ha divertido a nosotros, pues al fin y al cabo es lo que cuenta: lo que te divierte a ti.

Para algunos están de más las bromas soeces, y no es que sean mis favoritas, pero la verdad es que no podían faltar, pues ya estaban presentes en todas aquellas películas a las que homenajea en cierto sentido -¿o no recordáis el “Anal-intruder” de Top Secret?- Prácticamente el cien por cien de skectches se los deben a ZAZ, pero es que el mérito reside, como ya he comentado antes, en adaptarlo a nuestra cultura y en hacer de ello una historia, más o menos sólida (menos que más), pero una historia con inicio, nudo y desenlace.

Podría reprocharle a Spanish Movie que aun teniendo todo lo necesario a mano, no termine de funcionar al máximo nivel, quizás por incidir demasiado en algunos chistes con menos gracia y desaprovechar presencias como la de Leslie Nielsen, que si bien es cierto que voy a reír cualquier cosa que haga, podrían haberle reservado un par de gags más potentes –aunque ya no debía estar para muchos trotes-.

En fin, que en su momento me encantó reírme con esta película y ver cómo casi toda la gente de la sala se reía también, incluso más que yo. Así da gusto. Y sí, también soy muy fan del segundo largo de este director, Promoción Fantasma, así que estos días habrá que acercarse al cine a ver Tres bodas de más.

Óscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Comedia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.