Lo que hacemos en las sombras (What We Do in the Shadows, Taika Waititi, Jemaine Clement, 2014)

Taika Waititi y Jemaine Clement brindaron en 2014 una de las mejores comedias del cine de género y, a su vez, un falso documental único que sirve como clase magistral para hacer un repaso a las distintas versiones sobre la mitología vampírica que se han representado a lo largo de los años. Desde el Nosferatu de Murnau, con el nacimiento del expresionismo alemán, hasta la saga Crepúsculo. Los directores trasladan toda esa fantasía terrorífica a un barrio residencial de Nueva Zelanda, donde cuatro vampiros comparten una casa mugrienta –que más que miedo da risa- para sobrevivir a su eterna existencia. El elemento que hace tan estupenda a Lo que hacemos en las sombras es su capacidad por implicar al espectador en una historia sin importancia explicada a base de gags humorísticos propios del slapstick de Keaton. En el fondo, la trama que Waititi y Clement explican, y protagonizan, no tiene ningún tipo de interés. Es simplemente una excusa para introducir al público en la vida cotidiana de un determinado grupo de vampiros con pocas luces cuya aptitud principal es crear comedia a partir de lo que, hasta el ahora, se había utilizado únicamente para provocar terror. Obviamente no es el primer film que ridiculiza un monstruo mítico del género. Drácula: Un muerto muy contento y feliz (1995) de Mel Brooks con Leslie Nelsen como artista principal, ya desmitificaba a la figura de Vlad, el empalador, para convertirla en objeto de burla, tanto para los seguidores acérrimos a sus películas de la Hammer, como a los espectadores casuales que buscan entretenimiento.

Pero, centrándonos en el film de Waititi y Clement, este sigue siendo superior, con creces, a otras cintas de comedia del género por su modo de recreación de clásicos como Jóvenes Ocultos (1987) o la ya nombrada Nosferatu (1922).  Con la representación de esta última mediante el personaje de Petyr, interpretado por Ben Frashman. Un personaje que hace justicia al cine mudo del que procede ofreciendo una actuación solvente sin ni un solo diálogo. Y solo por su fantástico calco, en cuanto a vestuario y maquillaje, del vampiro al que Max Schrek dio vida años atrás, se gana a pulso convertirse en uno de los personajes más queridos de Lo que hacemos en las sombras. Aunque se le echa en falta en escena con demasiada frecuencia por su poca interacción con el resto del reparto principal. Un reparto que los propios Waititi y Clement encabezan junto con Jonny Brugh como si de El bueno, el feo y el malo se tratase. Cada cual con sus rasgos únicos con la misión de humanizar a la figura de vampiro lo máximo posible. Ese concepto sobre la humanidad se emplea también como si fuera un complemento fundamental para un vampiro y se ve reflejado con la relación de vasallaje entre el personaje de Jackie van Beek, como sirvienta, y Deackon (al que da vida el ya nombrado anteriormente, Jonny Brugh). Lo que conlleva a la presencia de los atributos que siempre han ido con estos seres para diferenciarlos con mayor facilidad de los seres humanos para ver el contraste que existe entre ambas especies si estas intentan convivir en sociedad.

Lo que hacemos en las sombras supone un soplo de aire fresco para el falso documental por su modus operandi en contraposición con el fondo sobre el que se mueve. Aplicar el mockumentary, centrado en el terror, y darle un giro de ciento-ochenta grados para convertirlo, junto con la temática que dio el pistoletazo de salida al cine género, en una comedia costumbrista vestida de infinitas referencias al género que para transformarlo en un ambiente más familiar para toda clase de público, merece sin duda el mayor de los reconocimientos.

Como vía de aprendizaje o de repaso hacia esas leyendas de los no muertos chupasangre, es un buen manual. Waititi y Clement consolidaron en su momento –y casi sin quererlo- un film de referencia para los próximos falsos documentales que indaguen en temas semejantes como asunto principal.

Xavi Mogrovejo

 

Esta entrada fue publicada en Cine Comedia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.