Crónica del Festival de Sitges 2018 (7) – Miércoles 10 de Octubre

Sitges 2018

Bienvenidos a las crónicas exprés de El pájaro burlón a cargo de nuestro especialista: Óscar Sueiro. Las notas de las películas solo se corresponden a su experiencia personal y probablemente cambien cuando pasen los días. Esperamos que os sirvan como guía de cine.

BURNING, Lee Chang-Dong

Como ocurre con la ya reseñada Piercing, esta también está basada en un cuento corto de Murakami. Poco tienen que ver entre ellas en realidad, pero sí hay un paralelismo claro, y es la relación entre dos personajes perdidos en su mundo que se encuentran en su soledad y sus rarezas.

Burning es un drama de misterio que contiene tintes de thriller hacia el tercer acto. Un film pausado y delicado, centrado en su protagonista, que es quién pivota todo el peso de la trama. Es un poco complicado no destripar parte de esta, pero tan importante es el misterio como las motivaciones de los personajes, y querer entender sus comportamientos. El espectador tendrá que poner bastante de su parte para disfrutar la experiencia en toda su complejidad. Por este motivo la última película de Lee Chang-Dong es más que interesante. También cabe mencionar la adecuada fotografía de Kyung-Pyo Hong -espectacular en The Wailing-, que sin necesidad forzar la atmósfera, describe muy bien el drama del relato. Un 7

ASSASSINATION NATION, Sam Levinson

Menuda sorpresa al ir descubriendo que lo que empieza como una comedia juvenil superflua y a bombo y platillo, va afinando su narrativa y su discurso a medida que el asunto se pone serio. Sigue siendo fresca, directa y efectista, pero el mensaje es tan contundente que te sumas con mucho gusto. Incluso hay un buen tramo de film en el que la dirección está más templada y se agradece. El tema lo merece: las redes sociales como fuente de información y difusión y el pueblo es quién juzga y condena a sus iguales. Perder la intimidad y la dignidad están a pocos clics, así que mejor que valoremos al prójimo como queramos que nos valoren a nosotros.

Finalmente, todo se disparata y vuelve la fanfarria plagada de lugares comunes de la acción y el terror de la última década -o más-, pero en ese punto, la película ya es buena y puede soportar casi cualquier tratamiento. Pero es que además Levinson le da un brío y un uso de la música que, si no eres un soso, te vienes arriba. Por otro lado, es bueno que esta denuncia llegue a los jóvenes, y este lenguaje es idóneo. Un 7,5

MORTO NAO FALA, Dennison Ramalho

El cortometraje Ninjas, del mismo director, tuvo un recorrido tan exitoso por festivales, que le valió la confianza para que le encargasen uno de los segmentos de  ABC’s of Death 2, y ahora haya podido realizar su primer largometraje -el que nos ocupa-. Un film algo desequilibrado entre el humor negro, el drama y el terror -concretamente de posesiones-.

Todo el inicio en el que el protagonista -muy bien interpretado por Daniel de Oliveira- habla con los difuntos en la morgue en la que trabaja, no tengo claro si busca la risa del espectador o no, pero es inevitable. No porque esté mal realizada, sino por la situación en sí. Eso hace que luego tardemos más en entrar en el drama y lleguemos a sufrir por los personajes. Puede ser solo una percepción personal, pero creo que (yo) no conseguía estar en el estado de ánimo que necesitaba cada secuencia.

En todos los palos que toca, Dennison está acertado. Es en la fusión de todos ellos en los que me perdí un poco como espectador, pero creo que merece mucho la pena y que el tramo terrorífico final dice mucho a favor de este realizador brasileño. Además, ver cinco películas al día no es bueno para mí ni para la película. Vedla y juzgad por vosotros mismos. De momento la dejo en un 6.

LUCIFERINA, Gonzalo Calzada

Esto que acabo de decir de que no es bueno ver cinco películas al día, también lo aplico aquí, ya que llegué muy cansado y quizás sea injustamente severo. Pero lo cierto es que ese tercer acto casi triplicado y la duración del metraje en total, no le hacen ningún favor a una historia que no necesita tanto subrayado.

Dentro de lo correcto, Luciferina no aporta nada nuevo, aunque se le percibe cierto cariño por el género. Al más comercial, eso sí, porque no puede haber más tópicos. Imagino que está pensada para el público adolescente, no especialista, y en ese caso, al menos ofrece más que la mayoría del mainstream norteamericano. Y es bonito también que el cine de terror latinoamericano vaya haciéndose sitio en el mundo.

Los veteranos siempre tendremos películas que nos marcaron en los 70 y 80, pero los nuevos y futuros freaks también tienen que alimentarse, y series B mucho peores me tragué yo en su momento. Un 5.

THROW DOWN, Johnnie To

Si algún festival en España ha cuidado a Johnnie To, es el Sitges Film Festival. Recuerdo haber visto aquí muchas de sus películas, siempre recibidas con cariño y no defraudando nunca: Breaking News, Mad Detective, Election 1 y 2, Drug War, y alguna más. Todas buenas o muy buenas.

Con Throw Down hemos echado la vista atrás y hemos vuelto a 2004, al año en que el ya nos deslumbró con el plano secuencia inicial de Breaking News. En esta ocasión, menos acción y más emoción, más poesía. Hay bandas y peleas, pero realmente no hay malos en esta historia de entrañables perdedores. Un canto a la amistad y bello retrato del Hong Kong nocturno, que tan sórdido estamos acostumbrados a ver.

Incluso consigue hacer cierta épica con el judo, una de las artes marciales más aburridas. Un 6,5.

Oscar Sueiro

 

Esta entrada fue publicada en Cine Acción, Cine Comedia, Cine Drama, Cine Terror, Cine Thriller y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.