X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse, Bryan Singer, 2016)

apocalypse1Parece que fue hace ayer, pero ya ha pasado un tiempo desde el año 2000 y el estreno entonces de la primera entrega de X-Men dirigida por Bryan Singer. Eran otros tiempos, no había una invasión masiva de películas de superhéroes año tras año, y de hecho cuando se estrenaba un film de superhéroes o basado en personajes de cómic era algo raro y único. El público no estaba acostumbrado a ello, y los fans de los cómics tampoco. En ese momento llegó X-Men, de la cual no se esperaba mucho, a la que se temía bastante desde los círculos más fanáticos, y sorprendió más que gratamente. Demostró que se podía realizar un film de superhéroes serio, honesto, coherente, dramático y contemporáneo. Y no hablemos ya de su secuela, X-Men 2 (Bryan Singer, 2003) que llevó los notables niveles de calidad de su predecesora a la excelencia total, convirtiéndose en uno de los mejores films de superhéroes que se han realizado. A partir de ahí las productoras ya empezaban a ver el negocio factible y las montañas rusas empezaron a ponerse en marcha. Desde entonces la saga de X-Men pasó por varias fases, por un lado su tercera entrega que decepcionó a muchos, por otro un X-Men Orígenes: Lobezno (2009) que casi hunde para siempre en la oscuridad a la saga, y finalmente llegaron X-Men: Primera generación (2011) y X-Men: Días del futuro pasado (2014) que revitalizaron la historia de los mutantes, con nuevos actores y un lavado de cara fresco tanto a nivel formal como a nivel de trama y guión. Todo ello acabó confluyendo en el estreno de la película cuya temática muchísimos fans de los cómics de X-Men deseábamos ver desde hacía años: la saga de Apocalipsis. Bryan Singer se volvió a sentar en la silla de director tras su regreso en Días del futuro pasado para firmar un film que resulta un buen y entretenido blockbuster pero que desgraciadamente no llega a los niveles de excelencia a los que habían llegado Primera generación y Días del futuro pasado.

apocalypse2¿Por qué nos gustan los mutantes? Representan todo aquello diferente, marginado y rechazado. Todo aquello que el ser humano puede ser y a lo que habitualmente nos podemos acostumbrar a dar la espalda. Los mutantes son el contenido político, filosófico y social de los cómics Marvel, y es lo que siempre se ha intentado trasladar a la gran pantalla en todos los films. X-Men: Apocalipsis cumple dicha función, y nos satisface dándonos lo que le pedimos en ese sentido: personajes marginados buscando un lugar en el que estar y un sentido a su vida –como por ejemplo Cíclope (correctísimo Tye Sheridan)–, personajes que tratan de esconderse de ellos mismos y ser como los demás intentando ser “humanos” –como el propio Magneto en el inicio del film (excelente como siempre Michael Fassbender)–, o personajes que creen que es posible crear un mundo en el que mutantes y no mutantes vivan en paz sin necesidad de tener que combatir para ello –el sueño del profesor Charles Xavier (James McAvoy vuelve a bordarlo con su carismático talento). Sin embargo, al mismo tiempo ocurre un problema en este film que desmonta ligeramente el equilibrio de otras entregas anteriores: Apocalipsis (Oscar Isaac) es un dios, y se le da el cariz divino durante todo el metraje, lo que rompe ese arraigo a lo real y cercano que siempre se le ha ido dando a las películas de X-Men. No provoca que nos salgamos del film, pero sí quizás que la empatía que sentimos con el universo de los mutantes pierda un poco de fuerza y magnetismo. Y no es porque el personaje no esté bien desarrollado o bien interpretado (Isaac hace un trabajo más que notable), sino por el aura divina que se le quiere dar, demasiado similar a las viñetas quizás.

apocalypse3El guión en sí está hilvanado correctamente en el primer acto, pero ocurre algo muy extraño entre el segundo y el tercero y es que parecen fusionarse en uno solo, dejando una sensación de extrañeza en el propio ritmo del film, un ritmo que acaba pareciendo intermitente, tartamudo y atropellado. En la última media hora pasamos de una escena dramática a una batalla sin un hilo conductor que esté fundamentado con la suficiente coherencia, y eso nos hace distanciarnos un poco de lo que acontece. Aunque si algo hay que reprochar al trabajo de guión es la innecesaria voluntad de dar relevancia al personaje de Mística (Jennifer Lawrence) a través de escenas inconexas e injustificadas y diálogos trillados, repletos de tópicos y que hacen perder muchísima fuerza dramática a la película. Da la impresión de que el gran éxito que la oscarizada actriz ha cosechado en los últimos años conlleva esta necesidad obligada de darle máximo protagonismo. Pero ello debería trabajarse de forma justificada en el propio arco narrativo de la trama y del personaje, tal como se hizo en X-Men: Días del futuro pasado, donde ella era protagonista con toda lógica, coherencia y fundamento. En Apocalipsis dicho trabajo de guión no se ha realizado, provocando un efecto muy nocivo para con el ritmo y emoción del metraje de una película que para muchos fans acérrimos tiene momentos emotivos y muy disfrutables, pero que, por culpa de aspectos como éste último, termina siendo un film donde es más visible todo lo excelente que podría haber sido, por encima de lo simplemente correcto que finalmente acaba siendo.

Xavier Torrents Valdeiglesias
Otros artículos sobre X-Men en El pájaro burlón:

Logan (James Mangold, 2017) (Victor Castillo)
X-Men: días del futuro pasado (Bryan Singer, 2014) (Victor Castillo)
Lobezno inmortal (The Wolverine, James Mangold, 2013) (Javier J. Valencia)
Lobezno y la Patrulla X #1-12 (2011-2013) (Victor Castillo)
Ranking: Los 20 mejores momentos del universo X-Men (1ª parte) (Victor Castillo & Javier J. Valencia)
Ranking: Los 20 mejores momentos del universo X-Men (2ª parte) (Victor Castillo & Javier J. Valencia)

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.