Serenity (Joss Whedon, 2005)

En un futuro lejano, la galaxia está gobernada por la Alianza, formada por las que fueron las potencias más grandes de la Tierra. Experimentaron con una joven llamada River Tam con fines misteriosos y que parecen haberle dado habilidades psíquicas, pero fue rescatada del sufrimiento que le causaban por su hermano Simon, y en su huida embarcaron en la nave Serenity, cuya tripulación, liderada por el capitán Malcolm Reynolds, se dedica al contrabando fuera de la ley. Ahora, la Alianza envía a su mejor agente a buscarla, y el equipo de Reynolds tendrá que enfrentarse a un nuevo y temible enemigo…

Hablando claro: Firefly, la serie de televisión, vivió una de las cancelaciones más absurdas, deprimentes e intolerables de la década pasada. Narraba las aventuras de un grupo de contrabandistas espaciales en un universo que mezclaba con inusual eficacia el western y la space opera. Tenía mucha acción, muchas aventuras, emoción, romance, una estupenda dinámica de personajes, y con previsión Whedon diseñó los 14 primeros episodios (a la larga el total) de modo auto-conclusivo, tomándose su tiempo para desarrollar las posibilidades de un universo mastodóntico, dejando para más adelante las tramas más culebronescas y explosivas, algo que por desgracia ya no llegaríamos a ver. La obra tenía un fondo luminoso y muy bienintencionado, (como suelen tener las series de Whedon, donde la creación de un núcleo familiar entre extraños de inicio es una tónica habitual) pero sin el “barniz adolescente” de sus dos series previas (las célebres Buffy Cazavampiros y Angel), que resultaba molesto a algunos espectadores. La cadena maltrató a la serie alterando el orden de los episodios, colocándola en unos horarios muy poco atractivos para su target de público y teniendo muy poca paciencia con ella. La reacción de sus seguidores, cuya gran mayoría también lo eran de Whedon, aparte de quejarse amargamente mediante cartas y e-mails a la cadena, fue comprar masivamente el pack con los 14 episodios de la serie. La Fox debió darse cuenta de que probablemente había cometido un error, como mínimo se habían precipitado. Whedon consiguió financiación para cerrar su serie con un largometraje, Serenity, que significó su debut como director en la gran pantalla.

Una de las mayores virtudes de la película, es precisamente también uno de sus peores defectos: la imaginación desbordante, la inmensa biblia sobre la que trabajaban Whedon y su equipo para la serie de TV, solo tiene sentido si se puede desarrollar poco a poco, por episodios, con tiempo y con calma. Pero las 14 horas de serie solo dieron para tener un pequeño aperitivo de algo que podría haber sido memorable. Así que del anchísimo margen disponible solo quedó la opción de seleccionar aquello que podría parecer más interesante (el misterio de los reavers, apenas vislumbrados durante la serie) mezclado con lo que se debía contar, por obligación, a los que habían visto todos los episodios (el desenlace de la persecución contra River Tam y su hermano Simon, en que habían consistido exactamente los experimentos realizados en ella, un punto final más o menos satisfactorio a la caza a la que son sometidos los protagonistas por parte de la Alianza). Fuera quedaron otras tramas, como el romance de Mal e Inara (aunque sí huba cabida en la primera versión del film tal y como descubrimos en las escenas eliminadas en la edición en DVD), o el pasado del Reverendo Brook, quizá esperando una nueva secuela o algún tipo de desarrollo en otro formato (de hecho ya existen series de cómic sobre la serie, situadas en el lapso de tiempo entre el final del serial y el principio del largometraje, y se espera material nuevo en breve que vaya más allá del filme). La película no esconde en ningún momento que su principal objetivo es ser un regalo para los fieles de Firefly y es obvio que su disfrute está muy condicionado a si uno ha visto o no la serie, pero que nadie se lleve al engaño: es completamente disfrutable si uno no ha visto la serie pero tiene conciencia de que procede de una, puesto que el argumento es sólido y coherente. Hice la prueba durante el Festival de Sitges del año 2005 sin haber visto un solo minuto del programa televisivo y quedé muy satisfecho: en todo caso logró picarme la curiosidad por ella. Pero lo recomendable, lógicamente es hacerlo al revés, para que la experiencia tenga un orden cronológico, vea la evolución de las tramas y se emocione cuando toque. Esto no haría falta ni esmentarlo, si no fuera por que en nuestro país, eterno perro verde en lo que a ediciones en DVD se refiere, solo se puede disponer de la película mientras que la serie sigue esperando a ser editada. Supongo que a estas alturas a nadie le sorprenden estas cosas.

Pero a pesar de lo atinado y trabajado del guión (volver a meter la trama de la persecución de River por la Alianza se hace con eficacia, a través del punto de vista del nuevo cazador, The Operative, interpretado por Chiwetel Ejiofor), lo dicho, se presenta un universo cargado de elementos, algunos desconocidos incluso para los espectadores de la serie pero que dejan la sensación de que formaban parte de un todo mucho más complejo, que solo se han aprovechado notas o situaciones pensadas para la serie, que la trama respecto a Miranda y los reavers hubiera dado para muchas horas en televisión… y a pesar de que la película se sienta orgullosa de su condición de celebración, resulta un poco triste y frustrante especular lo que podría haber dado ese maravilloso concepto en seis o siete temporadas televisivas.

Javier J. Valencia

 Y también en la web Much Ado About Nothing (Joss Whedon, 2012)

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Serenity (Joss Whedon, 2005)

  1. paola dijo:

    En lo personal me gusta mucho el trabajo de este director, mi película favorita es The Avengers y ahora que saldrá la segunda película ya la espero con ansias. El trabajo del director Joss Whedon, me gusta, desarrolla las historias muy bien, hila todo y los efectos que incluye en ellas son estupendos.

    • Javier dijo:

      Lo cierto es que sigo a Whedon desde los lejanos días de “Buffy cazavampiros” y me parece un buen director, pero sobre todo un guionista de primera. Si quieres puedes echar un vistazo a la reseña de la película más reciente suya, “Much Ado About Nothing”, escrita por Daniel Lasmarías y que publicamos recientemente. Lo cierto es que tuvo un pase en el último Festival de Sitges que fue un éxito de público rotundo, es muy disfrutable.

Los comentarios están cerrados.