Terrores catódicos (10): The Quatermass Experiment (Sam Miller, 2005)

Quatermass

Al contrario que otras instituciones de la ficción británica como Sherlock Holmes o el Doctor Who, cómodamente instalados a día de hoy en cine o televisión tras haber pasado por periodos de relativa oscuridad, el profesor Bernard Quatermass, la célebre creación de Nigel Kneale que conoció múltiples encarnaciones tanto en tv, películas, radio o incluso teatro, sigue durmiendo el sueño de los justos. Esperando a que algún productor se le encienda la bombilla y vea las posibilidades que daría tener al arisco y temerario científico e investigador al que no le tiembla el pulso a la hora de enfrentarse a lo desconocido protagonizando una nueva serie de televisión o un largometraje. Conocedor de un enorme éxito en los tres seriales originales emitidos por la BBC entre 1953 y 1959 (The Quatermass Experiment, del cual se conservan únicamente dos de los seis episodios originalmente emitidos, Quatermass II y Quatermass and the Pit, donde tuvo los diferentes rostros de Reginald Tate, John Robinson y André Morell respectivamente), y que tuvieron tres remakes cinematográficos por parte de la productora británica Hammer (en 1955, 1957 y 1967 respectivamente, con Brian Donleavy en las dos primeras entregas dando vida al Profesor y Andrew Keir en la tercera), también de gran popularidad, su canto de cisne se daría en la mini-serie de la ITV de 1979 The Quatermass Conclusion, que se ambientaba en un futuro cercano donde la sociedad estaba al borde del colapso y que estaba protagonizada por John Mills. Posteriores intentos de resucitarlo en los años 90, como un guión que el propio Kneale quiso vender a la BBC sobre la juventud del personaje situado en la Alemania nazi en los años 30 llamado Quatermass and the Third Reich o un remake de la primera historia cuyo guión llegó a escribir Dan O ‘Bannon no prosperaron. Aunque en 1995 aún viviría una aventura radiofónica, con la voz de nuevo de Andrew Keir y situada cronológicamente situada antes de los eventos de Conclusion, llamada The Quatermass Memoirs y que contaba además con monólogos del propio Kneale rememorando los procesos que le llevaron a crearlo y las aventuras que vivió y con grabaciones de los años 50 extraídas de emisiones radiofónicas de la época y los seriales originales.

La única vez en la que, un tanto tímidamente, el personaje volvió a asomar la cabeza, fue en una curiosa producción de BBC4 en el año 2005 a petición de la productora de la cadena Janice Hallow., durante el evento que la cadena llamó “Tv On Trial” y que se definía como una celebración dedicada a rememorar los grandes formatos de la Edad de Oro de la televisión. La idea era efectuar un remake del primer serial, actualizándolo debidamente y dejando un tanto al margen a la versión de la Hammer a la cual el equipo creativo consideraba excesivamente una monster movie, pero no sería solo el adaptar un guión clásico del legendario Kneale lo que conectaría con la televisión del ayer, sino también recuperando un estilo caído en desuso en la realización de los dramas catódicos: el directo.

QuatermassDVD

La historia se repite: Después de un viaje por el espacio, el cohete lanzado por el British Rocket Group, un proyecto liderado por el profesor Bernard Quatermass (Jason Flemyng) regresa a la Tierra. Pero tan solo con uno de sus tripulantes, Victor Carroon (Andy Tiernan) a bordo: los dos astronautas que le acompañaban parecen haberse desvanecido. El susodicho Carroon parece afectado por una enfermedad desconocida, y tras haber sido sometido a cuidados por parte del equipo de BRG, principalmente su esposa, la Dra. Judith Carroon (Indira Varma) y el Doctor Gordon Briscoe (David Tennant) -los cuales mantienen un romance en secreto-, escapa del recinto donde estaba siendo sometido a estudio y empieza un frenético recorrido por las calles de Londres, llevando la muerte a su paso. Carroon está poseído por una fuerza alienígena desconocida por el hombre, y solo medidas desesperadas por parte de Quatermass y su equipo podrán deternerlo…

Para diseñar el “nuevo y remozado” Quatermass se efectuaron cambios más allá de los meramente cosméticos por una cuestión de época: para empezar la arrogancia y la altivez del personaje daría paso a una versión del mismo mucho más cándida y amable. Se buscaba (según cuentan en el documental Bring Something Back, incluido como extra en el DVD de la BBC de la obra, que por cierto cuenta con subtítulos en inglés para sordos, por si les hace chiste…) una versión del mismo con menos aires de “patriarca”, más cercano, donde su sentimiento de culpabilidad fuera más palpable. En este aspecto es curiosa la elección de Jason Flemyng en el rol principal, ya que su físico y su aspecto me daban a pensar a priori una versión más fiel al de los años 50, un tanto arisco, capaz de dar por finalizada una conversación a grito pelado. Pero nada más lejos, el profesor de Flemyng es suave y comedido, capaz de disculparse en directo ante las cámaras de televisión por haber puesto en peligro a los ciudadanos de Londres. Conservará, eso sí, la valentía de sus versiones primigenias y se jugará el cuello contra el invasor alien, en un nuevo terreno. En lugar de la abadía de Westmister el duelo final ahora se hará en la galería Tate Modern. Una versión siglo XXI donde el lugar donde se operan los milagros ya no es el lugar donde se efectúa el culto a la religión sino al arte. Una idea bastante bien pensada, la verdad.

Indira_Varma

Los demás protagonistas de la TV Movie estaban a punto de convertirse en estrellas de la televisión británica. Indira Varma pasaría el año siguiente a dar vida a Niobe, la sufrida esposa de Lucio Voreno, en la primera temporada de Roma (2006), co-producción de BBC y HBO, y a partir de ahí su carrera despegaría y no tiene visos de aterrizar, después de salir en series como Luther, Hunted, Lo que queda en el desván o actualmente interpretando a Ellaria en Juego de tronos. Mark Gatiss ya tenía un largo bagaje como actor y guionista en la tv británica, particularmente reconocido por la extravagante comedia The League of Gentlemen. Rendido admirador de Kneale, no quiso perder la oportunidad de aparecer en la nueva versión como John Paterson el miembro del BRG que más duda de las capacidades de su líder y más cercano está a traicionarle. Su carrera tanto como actor como guionista y productor se dispararía poco después de la emisión de la película. Reconocido amante de la TV británica clásica, sería uno de los responsables de recuperar la tradicional película de fantasmas para Navidad basándose en relatos de M. R. James (incluso dirigiendo una en el 2013, The Tractate Midddoth, bastante aceptable por cierto) y de adaptar a H.G. Wells en First Men of the Moon. Últimamente se ha dedicado a escribir, no sin cierta polémica, para Doctor Who y Sherlock (donde también actúa, siendo Mycroft Holmes) y se ha dejado ver como el Príncipe George IV en Taboo, entre otras. Pero el actor que conocería mayor fama del reparto sería sin duda David Tennant, que mientras ensayaba para la cinta -ensayos a los que acudió enfermo de fiebre, temiendo que si se ausentaba por enfermedad sería sustituido- se enteraría de que daría vida al Doctor Who (el sueño de su vida) en la popular serie, interpretándolo en una larga etapa entre el 2005 y el 2010 la cual es probablemente la más célebre de todas las modernas del Doctor (y quizá también a nivel general en toda su historia). A partir de ahí ha seguido en la brecha, gracias a series como Broadchurch o Jessica Jones.

¿El resultado? Un tanto desigual, pero aceptable, y desde luego disfrutable para completistas del personaje, curiosos en la historia de la tv fantástica o interesados en la obra de Kneale (el cual se reunió con los guionistas del proyecto para asesorarles). Obviamente la historia es estupenda, aunque sea a nivel literario, con ese toque tan british, ese inicio reminiscente de La guerra de los mundos, y ese miedo a lo desconocido tan inteligentemente descrito; la criatura en esta versión ya es directamente un concepto, no identificable por el ser humano, y aunque sea por razones de producción para evitar tener que andarse con maquillajes y prostéticos en una película en directo sí que logra mantener el toque necesario de horror cósmico indescriptible a lo Lovecraft que mantenía el original de Kneale. El reparto se divide entre lo brillante -lo cierto es que a Tennant se le nota enérgico y con ganas, quién sabe si el hecho de tener al Doctor a la vuelta de la esquina le insufló de energía-, lo aceptable -Flemyng no está a tono en todo momento y se nota que le cuesta un poco meterse en situación, pero salva la papeleta en los momentos finales- y lo mejorable -a Adrian Dunbar, que da vida al Detective Lomax, se le notan un poco los nervios y está algo torpe en un par de escenas-, pero en general el aprobado lo consigue. Donde más falla la cosa es a nivel de efectos visuales (algo lógico y perdonable dado el diseño de producción de la obra) y sobre todo en la cuestión de ritmo. Se nota mucho que la BBC llevaba años sin rodar una película en directo y hay unos cambios de intensidad demasiado fuertes. Además canta mucho cuando meten metraje de relleno (recuerdos de Carroon en el espacio, noticiarios televisivos) para justificar saltos de ubicación entre escenas  y cuando ocurren acciones frenéticas es bastante obvio que los actores están corriendo de plató en plató (aunque es un recurso que se antoja simpático, y tiene sus riesgos: nótese el trompazo que está a punto de darse Tennant en una de las carreras de un laboratorio a otro).

Los 4 Fantásticos, al estilo Quatermass

Los 4 Fantásticos, al estilo Quatermass

Pero claro, la gracia de esta versión de The Quatermass Experiment es intentar ponerse en situación, ya que salvo que algún día viajemos por el tiempo nunca podremos captar la sensación de verla en directo desde casa con su correspondiente sensación de vértigo. La notas bajas que tiene la obra (solo un 5.2 en el imdb, por ejemplo) tal vez son indicativas de la escasa repercusión que tuvo y puede explicar las pocas ganas de la BBC de meterse de nuevo en estos berenjenales. Pero por desgracia el buen Profesor también salió mal parado: esta Live Tv Movie suele ser pasada por alto cuando se recuerda al personaje y es una pena, ya que en una producción más elaborada Flemyng, Varma, Gatiss y Tennant podrían haber sido un estupendo equipo de investigadores que resuelven amenazas de otros mundos semana tras semana. Cada cierto tiempo surgen rumores de que volverá, ya sea al cine o a la TV, desde que la productora Hammer resurgió a finales de la década pasada, aunque ninguno parece nunca concretarse. Quién sabe si en una dimensión paralela, donde esta versión del 2005 fue un bombazo, Quatermass comparte fama y celebridad catódica junto al Doctor Who y a Sherlock. En la nuestra, sigue esperando su turno.

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.