In Time (Andrew Niccol, 2011)

intimeCAP

En el futuro, el tiempo es dinero, y como tal, moneda de cambio. Los bien situados viven con la comodidad de tener una larguísima vida asegurada, pero con miedo a fallecer por accidente. Los menos afortunados viven al día, sabiendo que el final acecha en cada esquina debido a traficantes de tiempo. El joven Will Salas acompaña a un deprimido “millonario temporal” que le otorga antes de suicidarse un siglo de vida, pero es acusado de asesinato y perseguido por el implacable policía Raymond Leon. Salas se introducirá en las altas esferas de la sociedad y en su huída, conocerá a la bella Sylvia Weiss y juntos comenzarán a luchar por hundir el sistema…

intime_03

No puedo afirmarlo con absoluta certeza, pero tengo la sensación de que existen dos Andrew Niccol. Uno que trabaja con tranquilidad y sin presiones y es capaz de sacarse de la manga películas inolvidables, como la ganadora en Sitges Gattaca o la brillante El señor de la guerra, la cual tenía entre otros muchos méritos la virtud de ser una de las películas contadas en las que Nicolas Cage otorgaba una interpretación convincente. Luego parece que existe otro, que es el de Simone, que el tiene una idea brillante y trabaja sobre un guión lleno de aciertos, pero que guiña constantemente el ojo al mainstream menos exigente, quien sabe si presionado por los productores, o simplemente buscando una mayor aceptación comercial. Esto es lo que le pasa a su última película, In Time, tan entretenida como intrascendente.

intime_01

La película tiene una buena factura e interpretaciones correctas, pero todo parece dirigido a un target exclusivamente juvenil. Desde la elección de sus dos estrellas principales –eficientes Justin Timberlake y Amanda Seyfred-, las inquietudes de su protagonista a lo largo de la película –ya saben, ciertos tópicos, aunque uno se haga millonario sea con tiempo o dinero lo primero que hará es conducir un deportivo a toda velocidad y luego fundirse la pasta en un casino. ¿no?-, su estética –a la que ayuda que no haya nadie mayor de 25 años, por lo que en ocasiones parece la cosa un desfile de modelos- y su bienintencionado pero un tanto naif mensaje –power to the people, pero a tiro limpio-.

intime_02

Así pues, el resultado es un título disfrutable si uno no espera una obra radical en el mundo de la ciencia ficción y está acostumbrado a pasar los mediodías en compañía de la MTV, aunque es probable que se le atragante al que busque una relectura de películas de ciencia ficción setentera que cuestionaban los principios sociales como La fuga de Logan o Zardoz. Que algo de eso tiene, pero sin dejar que los árboles tapen el bosque, que en este caso es facturar una obra muy comercial y digerible.

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.