UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 1ª parte: CUANDO EL FIN DEL MUNDO NOS ALCANCE

cifi60_01Después de nuestros sendos especiales dedicados a la ciencia ficción de los 70 (EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas) y a los 80 (REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ– La ciencia ficción de los 80 en 50 películas), damos un paso atrás y proponemos un viaje a la historia del género durante los años 60.

Procedente de una década dorada en lo que al género respecta (los años 50, que tendrá próximamente su correspondiente especial, no lo duden) y antesala de una de sus etapas más interesantes y excelsas en pantalla grande (no obstante 2001: Una odisea del espacio El planeta de los simios fueron, cada una a su manera, unos “abrelatas” de gran influencia para montones de títulos durante la década posterior), los 60 se sitúan en un territorio “puente”, no especialmente brillante ni en cantidad de títulos ni en muchos casos de calidad, pero siempre con una capacidad para reflejar los temores sociales a salto de rana. Proliferarían de nuevo los terrores atómicos, tan comunes en la década anterior, a raíz de la crisis de los misiles de 1962. Los excesos de la generación del flower power y su respuesta a la Guerra de Vietnam tendrían sus versiones en la cinematografía norteamericana de finales de los 60, durante los días dorados del cine de explotación. Y no podemos evidentemente obviar la exploración lunar, que traería consigo tanto nuevas muestras de especulación científica como exploraciones del pánico hacia la posibilidad de que haya vida en otros planetas. Pero el hábitat natural de la ciencia ficción seguiría siendo la serie B durante prácticamente toda la década, con excepciones contadas, casi siempre lejos de los grandes presupuestos que atesoraría en el futuro.

Como en ocasiones anteriores lo hemos dividido en cinco bloques, cada uno correspondiente a una entrada de nuestro blog que irá publicándose durante los próximos días. Los 5 bloques serán:

1- Cuando el fin del mundo NOS ALCANCE (Un recorrido por diez agoreros títulos encargados de mostrarnos el fatal destino de la humanidad debido a sus erróneas decisiones).

2- Cegados por LA CIENCIA (Diez películas nos mostrarán los peligros de jugar a ser Dios por parte de los científicos, desde virus, poderes mentales o aberraciones mutantes hasta máquinas capaces de viajar por el tiempo)

3- Enigmas de OTROS MUNDOS (Otras diez muestras de fatalidad, con monstruos de procedencias interplanetarias -o terrestres, pero más antiguos que el hombre- haciendo la vida imposible al pobre ser humano)

4- Visiones alucinantes del AYER Y DEL MAÑANA (Diez cintas que nos mostrarán la historia alternativa del mundo, ¡tiemblen al pensar que podrían ser ciertas!)

5- El último viaje MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (Neil Amstrong pudo ser el primer hombre en pisar la Luna, ¡pero no en viajar al espacio exterior y conocer otros mundos! )

Y sin más dilación, vayamos con la primera entrega…

HACIA EL FIN DEL MUNDO (Crack in the World, 1965) EEUU

D: Andrew Marton  I: Dana Andrews, Janette Scott, Kieran Moore

Crack-in-the-World-3

La ambición del Dr. Sorensen (el veterano Dana Andrews, un viejo conocido del género) no tiene límites: su plan para conseguir energía procedente del interior de la corteza terrestre le lleva a tomar un alocado plan que implica detonar un misil en las entrañas de la Tierra, aunque en su contra se encuentra su antiguo asistente Ted (Moore), que teme las terribles consecuencias que podría generar. Por supuesto, el agorero tiene razón y una vez lanzado el misil comienzan a desatarse una serie de terremotos y catástrofes que siguen una pauta que puede calcularse a partir de la detonación original, y que pondrá en marcha un plan para salvar la Tierra contrarreloj. Es en los –más bien escasos- momentos en los que se preparan misiones casi suicidas cuando la película funciona mejor (como en el momento en el que Ted y un compañero se introducen en el interior de un volcán para hacer detonar una bomba que podría detener la hecatombe, con funestas consecuencias). Pero la película centra la historia probablemente debido a su limitado presupuesto en el triángulo amoroso entre Sorensen (moribundo a causa de un cáncer que le devora debido a sus experimentos con radiación), su joven esposa Maggie (Scott) y Ted, y esta historia resulta un tanto más repetitiva y cansina, con Sorensen durante casi todo el film intentando apartar de su lado a Maggie escondiéndole su enfermedad, aunque al menos de destaca con un curioso subtexto: mientras el personaje de Andrews rechaza tener relaciones con su mujer para no dejarla embarazada, su misil penetra en la corteza terrestre provocando un desastre sin precedentes en la Tierra. Ahí lo llevas, Sigmund. JJV

BATTLE BENEATH THE EARTH (1967) Reino Unido / Estados Unidos

D: Montgomery Tully I: Kerwin Mathews, Vivienne Ventura, Robert Ayres

237061

El sismólogo Arnold Kramer (Peter Arne) es detenido por la policía al mantener que lleva tiempo oyendo temblores bajo el asfalto en varias zonas del país y enviado a un manicomio. Cuando su amigo el comandante Jonathan Shaw (Kervin Mathews) va a visitarlo los dos empiezan a juntar pistas, ya que al parecer varios movimientos sísmicos recientes acaecidos en los Estados Unidos responden a un ataque deliberado. ¿Los responsables? Un ejército comunista liderado por un general chino renegado, Chan Lu (Martin Benson) que ha ido creando un complejísimo sistema de cavernas -¡con una granja hidropónica y todo!- para atacar con bombas atómicas a los Estados Unidos. Los valientes soldados comandados por Shaw librarán una guerra secreta contra un enemigo que incluso usa rayos láser para destruirles. Tamaña locura camp está competentemente filmada y tiene buenas intenciones como cine de entretenimiento, pero lamentablemente cualquier episodio de una serie de Irwin Allen de la época es mejor, que ya es decir. Sosa, sin alma, con los clásicos ramalazos racistas de la época (occidentales haciendo de chinos y dando órdenes a extras asiáticos) y con escenas de acción que dejan a uno totalmente frío, Battle Beneath the Earth es una de esas obras de CF de una productora grande (MGM) que le hacen a uno entender el impacto que causó El planeta de los simios el año después, enterrando este tipo de cine para que durmiera el sueño de los justos junto a todas esas bombas atómicas chinas. Una lástima. VCR

LA HORA INCÓGNITA (1964) España

D: Mariano Ozores  I: Emma Penella, José Luís Ozores, Antonio Ozores

lhi5

Es curioso ver como uno de los estandartes de la comedia nacional sería el primero (y casi diríamos que único) en ponerse serio con el miedo a lo atómico en nuestro cine, haciéndolo con esta desoladora y costumbrista visión de la España de extrarradio. En una pequeña ciudad sin nombre, varias personas se han quedado atrás después de que el ejército haya evacuado a toda la población, ya que un misil atómico descontrolado va a caer allí en pocas horas. Un ladrón de poca monta, un borracho, unas viejas cotillas, una pareja de adúlteros, una prostituta y un criminal junto al policía que lo quiere capturar son algunos de esos desdichados que un pragmático cura (un fantástico Fernando Rey) reúne en su parroquia en busca de un plan de huida. Pese a los mea culpas redentores a todo tren, algo de moralina (comprensible por la época) y algunos diálogos algo artificiales, La hora incógnita es una excelente y tensa película que produce una creciente sensación de agobio a medida que vemos como a todos los protagonistas se les va acabando el tiempo y que Ozores sabe acabar con un par de cojones. Lástima que ni Dios fuera a verla y los que lo hicieran no la entendieran. VCR

EL PRESIDENTE (Wild in the Streets, 1968) Estados Unidos

D: Barry Shear  I: Christopher Jones, Shelley Winters, Hal Holbrook, Richard Pryor

Max Frost era el prototipo de joven rebelde norteamericano de finales de los 60. Aprovechó para huir de su atolondrado padre y su asfixiante madre (una Winters on fire) tras hacer volar por los aires el coche familiar y consiguió convertirse en una estrella del rock. Pero su ambición fue más allá y tras manipular de un joven político, y secundado por su séquito de colegas colgaos al ácido, logró el mayor éxito de la juventud norteamericana en toda su historia: la presidencia de los Estados Unidos de América, a la que reconvertirá en la sociedad más hedonista que el mundo ha conocido y no tendrá reparos en crear campos de concentración para los mayores de 30. El presidente es El rey amarillo del cine de explotación, debido a su exacerbado sensacionalismo: mientras por un lado pretender enrollar a los jóvenes, también servir de advertencia a los mayores… pero siendo un título enormemente oportunista, carente de intenciones pedagógicas y sinceramente divertida. JJV

LA SALA DE ESTAR CON CAMA (The Bed Sitting Room, 1969) Reino Unido

D: Richard Lester  I: Michael Hordern, Rita Tushingham, Roy Kinnear, Spike Milligan

The-Bed-Sitting-Room-1969

La III Guerra Mundial fue la más corta de todas las guerras (2 minutos y 28 segundos), y trajo consigo un “malentendido nuclear” que devastó Londres: Solo un puñado de supervivientes se pasean ahora por la derruida ciudad, pero eso de vivir al margen de la sociedad a lo Mad Max es para salvajes, ¡estos son británicos! Y todos ellos tratan de mantener un estilo de vida semejante al de su vida anterior –con normas y leyes- y tratar de dejar de lado los inconvenientes que les provoca la vida en un entorno post-nuclear: desde un presentador de noticias de la BBC que narra los acontecimientos del día desde detrás de una caja, un “sir” londinense que se está convirtiendo en un “estudio-dormitorio” por culpa de la radiación, hasta una familia cuya hija está embarazada de 17 meses y que vive en una línea de metro alimentándose a base de chocolatinas. Cada uno de los personajes representa un “estamento social”, la ley (Peter Cook y Dudley Moore), la medicina (Marty Feldman) o la aristocracia (Ralph Richardson) y el choque entre ellos provocará como resultado una serie de alocados sketches, algunos afortunados y otros… pues no tanto, la verdad. Un Richard Lester bastante comedido tratándose de  quién es (aunque se le escapa algún que otro gag a cámara rápida) adaptó la popular sátira teatral de Spike Milligan y John Antrobus que se reía del pánico a la bomba, con escasos resultados en su día entre crítica y público. Pero a día de hoy se puede ver aspectos notablemente prácticos, como proyectarla en una sesión doble detrás de The War Zone o Threads, por si uno quiere relajarse un poco y quitarle hierro al asunto. JJV

PÁNICO INFINITO (Panic In Year Zero, 1962) Estados Unidos

D: Ray Milland I: Ray Milland, Jean Hagen, Frankie Avalon

panic3

La familia Baldwin (no son los que creéis, malpensados) deciden irse unos días de camping a las afueras de Los Ángeles. El problema es que quizá no haya ciudad a la que volver, ya que cuando van por la carretera ven un hongo atómico en el horizonte; varias bombas han destruído puntos claves de los Estados Unidos y la Tercera Guerra Mundial está en marcha. El cabeza de familia, Harry (Ray Milland, siempre con su porte de señor cuyo mundo se viene abajo) tiene que empezar a tomar duras decisiones;  acumular víveres, pillar armas e irse al campo a esperar a que todo se calme son sus prioridades. Pero las cosas han ido rápido ya que el mundo rural se convierte de una escena a otra en un lugar lleno de tenderos aprovechados y greasers que quieren robarte a la hija para hacerle guarradas. Harry tendrá que intentar mantener el núcleo familiar unido y enseñar a su hijo Rick (el ídolo adolescente Frankie Avalon) a disparar y defenderse, pero no siempre podrá dar un buen ejemplo de sus valores morales en ese mundo postapocalíptico. Dirigida por el propio Milland para la AIP, Pánico infinito es una entretenida aventura salida de los miedos de la América atómica pero nunca llega a las cotas de brutalidad que se verán en la década posterior como Contaminación (1970). Esto es más bien un viaje de domingueros bien intencionados que no matan si no es absolutamente necesario, saben de las tragedias ajenas globales siempre se escuchan la radio y confían ciegamente en que el gobierno les saque las castañas del fuego (radioactivo). Todos sabemos que al final, los USA prevalecerán. VCR

EL ÚLTIMO HOMBRE SOBRE LA TIERRA (The Last Man on Earth, 1964) EEUU

D: Sidney Salkow, Ubaldo Ragona I: Vincent Price, Franca Bettoia, Emma Danieli, Giacomo Rossi-Stuart, Christi Courtland

last-man-on-earth-vincent-price-vampires-attacking-house-review

La podríamos titular también “El ultimo Vincent Price sobre la Tierra”. Este film, que adapta la formidable novela de Richard Matheson Soy leyenda, gira en torno a la actuación de Price y de ahí nace exponencialmente toda la energía y emoción de la trama. Y es que Price era mucho Price, y en esta película su trabajo es magnífico, construyéndose un personaje secuencia a secuencia, mirada a mirada. Robert Morgan es el único superviviente de una guerra vírica que ha destruido el planeta y ha convertido al resto de humanos en vampiros. Su día a día se basa en sobrevivir y en ir matando a todos los infectados. A pesar de ser un film con unas capacidades técnicas y visuales limitadas, El último hombre sobre la Tierra logra conformar un mundo post apocalíptico profundamente desesperanzador, abandonado y a punto de llegar a su estertor de muerte. Sin grandes alardes técnicos, el diseño de escenarios es el justo y suficiente para que el público se vea transportado inmediatamente a la desolación más profunda en la que se ve arrojado el personaje. Estamos ante un film coherente y notable, que sabe mantener el importante y filosófico giro final de la trama, y que sigue siendo a día de hoy la mejor adaptación que se ha hecho de la novela de Matheson. “¡Monstruos! ¡Todos vosotros, monstruos! ¡Mutantes! ¡Yo soy un hombre! El… último… hombre.” XTV

LA JETÉE (1962) Francia

D: Chris Marker I: Hélène Chatelain, Davos Hanich, Jacques Ledoux, André Heinrich, Pierre Joffroy

lajetee

“Ellos son sin recuerdos, sin planes. El tiempo se construye sin dolor a su alrededor. Sus únicos puntos de referencia son el sabor del momento que están viviendo y las marcas en las paredes.” En 1962 Chris Marker realizó un fotomontaje de 29 minutos que quedó marcado en las retinas de todos, que abrió las mentes a los que pensaban que sólo hay una forma de hacer cine y que dejó huella no sólo en la historia de la ciencia ficción sino en la propia historia del cine. 29 minutos en los que a base de un continuo montaje de fotos encadenadas somos testigos de una sociedad post apocalíptica que vive bajo tierra y en la que unos científicos deciden que la única solución es enviar a alguien a través del tiempo para buscar ayuda o soluciones. Un prisionero (Davos Hanich) es el elegido. Con su corte experimental, La jetée es ante todo poesía sobre la propia imagen, un estudio lírico sobre el poder narrativo de una imagen sin movimiento, de una fotografía que cobra vida a través del poder de la voz en off y sobre todo del excelente montaje encadenado, capaz de crear tensión, terror y emoción en el espectador. Pocas veces en la historia del cine 29 minutos han sido tan excelentes como éstos. El mejor momento del film: el montaje se detiene en el rostro de la mujer de quien el protagonista se enamora; no hay voz en off, se oyen pájaros, y de repente, sutil y dulcemente, el rostro nos mira y se mueve. La fotografía se ha hecho movimiento, el movimiento se ha hecho fotografía. XTV

EL JUEGO DE LA GUERRA (The War Game, 1965) Reino Unido

D: Peter Watkins I: Michael Aspel, Peter Graham, Kathy Staff

thewargame

El juego de la guerra ya era un mockumentary antes de que tal término se popularizara y encima ganó el Óscar al mejor documental en 1966, haciendo con ello reconsiderar a la academia los requisitos para tal galardón. Solo por eso y por el revuelo que causó en Gran Bretaña ya se merece un puesto en este especial.  Y es que es una pieza que asombra tanto por su simplicidad como por lo convincente de su puesta en escena. En unos escasos pero intensos 48 minutos, El juego de la guerra analiza que pasaría si las islas británicas sufrieran un ataque nuclear, y ya de paso se dedica a criticar la hipotética planificación gubernamental. Alternando entre escenas guionizadas hablando con “expertos”, entrevistas improvisadas a gente de la calle (donde vemos que la población tiene una dolorosa falta de información sobre el tema) y dramatizaciones de supervivientes, toda la obra tiene ese tono entre sobrio, analítico y en definitiva british, que la convierte en una de las cimas del terror nuclear de todos los tiempos. Hasta que veinte años después llegara Threads, claro. VCR

EL DÍA EN QUE LA TIERRA SE INCENDIÓ (The Day the Earth Caught Fire, 1961) Reino Unido

D: Val Guest  I: Edward Judd, Janet Munro, Leo McKern, Gene Anderson

day-the-earth-caught-fire2

Val Guest, al que a pesar de tener una vasta filmografía aprecio especialmente por su aportación a la saga Quatermass, filma aquí con un agradecido formato panorámico que recuerda un poco a El Apartamento (Billy Wilder), no solo en lo técnico, sino también en la pizca de amargura de sus historias más humanas.  El relato es apocalíptico, sí, pero buena parte de sus virtudes recae en el arco de evolución de los personajes, sobre todo en el de nuestro protagonista, interpretado por Edward Judd. Un periodista intrépido, testarudo y un tanto impertinente que vuelve va entrando en vereda gracias a un nuevo amor, que por desgracia, avanza al mismo tiempo en el que se destruye la tierra. The Day the Earth Caught Fire sigue un esquema narrativo parecido a Crónica de una muerte anunciada (Gabriel García Márquez). La Tierra se acerca al sol y este lo quemará todo. Nuestro planeta hace oídos sordos al cambio climático –vaya, ¡como ahora!- y hasta que la catástrofe no es inminente, no reacciona –Oh, cielos, ¡como siempre!.-.Los que estén acostumbrados al cine de catástrofes de los últimos años, quizás echáis en falta efectos especiales más sofisticados, pero a mí me maravilló el aprovechamiento de los pocos recursos que tenía y el ingenio con el que resuelve muchas de sus secuencias. Una notable película a todos los niveles. OS

VCR: Victor Castillo

JJV: Javier J. Valencia

OS: Oscar Sueiro

XT: Xavier Torrents

Entregas posteriores:UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 2ª parte: Cegados por LA CIENCIA
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 3ª parte: Enigmas de OTROS MUNDOS
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 4ª parte: Visiones alucinantes DEL AYER Y DEL MAÑANA
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 5ª parte: El último viaje MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (JJV, XT)

Otros especiales en EPB:EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989
IT’S SHOWTIME, FOLKS!: La historia de la música popular del siglo XX en 50 películas
El pájaro burlón’s WEIRD MOVIES TOP 40 – El ranking de las películas raras, malditas, olvidadas o exóticas
El pájaro burlón’s WEIRD MOVIES TOP 40 PARTE II – El ranking de las películas raras, malditas, olvidadas o exóticas

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción, Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.