Bumblebee (Travis Knight, 2018)

Travis Knight ha purgado la saga ‘Transformers’. Parecía casi imposible imaginar una entrega de la saga de robots gigantes contemporánea por excelencia sin que Michael Bay estuviera tras las cámaras. Con su furioso montaje incomprensible, el estilo callejero y urbano que lucen sus Autobots y Decepticons, y las curiosas selecciones de casting de sus protagonistas. Un conjunto que hasta ahora definía el concepto de ‘Transformers’ en el cine. Los estilemas que caracterizaban a la franquicia. Pero, después de unas últimas entregas en las que Bay no ha divagado sin rumbo en el universo robótico, Travis Knight ha tomado su relevo para reiniciar la saga. Para cambiarla por completo y demostrarnos a todos que una buena película de Transformers es posible. ‘Bumblebee’ es la primera pieza del puzle dentro de este reinicio. No podía ser otro el que lo hiciera, puesto que es el más adorable y entrañable de los Autobots, y su tono y estética sirven para reclutar a todo tipo de público a sus filas.

Travis Knight, que viene de dirigir ‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, ha dado un golpe sobre la mesa y ha llevado esa esencia violenta de los ‘Transformers’ de Bay hacia su terreno: hacia lo mágico, lo tierno y las aventuras llenas de humor. Knight ha conseguido que nos interesemos realmente por la vida de Bumblebee. Por su pasado, por su presente y por su futuro. Tiene cierto toque de Spielberg, por el vínculo que crea Knight entre la protagonista, Hailee Steinfeld, y el robot amarillo, y ciertas semejanzas con ‘El gigante de hierro’ de Brad Bird. Pero lo mejor es que Knight no busca que su film quiera ser la nueva  ‘E.T’. En eso, aunque no lo parezca, es totalmente sincero. Sí estira de las fórmulas de aquellas para que su ‘Bumblebee’ caiga bien al público y sea difícil rechazar la estética juvenil que exhibe su Autobot mudo –incluso mantiene esa inocencia del personaje de Mudito de ‘Blancanieves y los siete enanitos’- pero lo que busca es hacer una limpieza de esos estilemas de Bay con los que ‘Transformers’ termino contaminada.

‘Bumblebee’ es un largometraje de orígenes al uso. Cuya única función es la de presentarnos el universo del que procede y el que quiere dar forma a partir de su historia. Knight mantiene su punto de mira en los robots, los únicos verdaderos protagonistas de la historia. No Shia LaBeouf o Mark Wahlberg, los robots. Ellos son los que hacen que la trama avance y son los que cortan el bacalao. Los únicos capaces de salvar la Tierra o destruirla. La franquicia de Bay tiende a perderse demasiado en construir fondos para sus personajes humanos. Personajes que, realmente, no son los que deberían llevar la batuta del guion, porque son meras marionetas que han tenido la mala suerte de toparse con unos seres gigantes más evolucionados que ellos que están librando una guerra por su supervivencia. Knight respeta esos ideales y mantiene a raya a sus protagonistas humanos para dar más espacio a Bumblebee. El rodaje de la acción no podría haber sido mejor. Aquí sí que podemos apreciar qué robot golpea a cuál y cómo está siendo el trascurso de esa acción. Y con el mismo nivel de explosiones y efectos visuales que las demás entregas, solo que mejor organizado en la puesta en escena. Y tiene a John Cena haciendo peripecias en un pseudopapel de Nicolas Cage para convertirse en el personaje meme del film. Qué más se puede pedir.

Knight ha dejado establecidas las bases sobre las que, esperemos, se desarrolle la nueva franquicia de ‘Transformers’ –manteniendo su look de los ochenta-. La que, por ahora, no dispone de un título que haga referencia al conjunto de Autobots y Decepticons, un gran acierto y toda una declaración de intenciones por querer expulsar a Bay de la franquicia. Además, es el primer largometraje de ‘Transformers’ que no está dirigido por él.

Xavi Mogrovejo

Esta entrada fue publicada en Cine Ciencia Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.