A Chinese Fairy Tale (Wilson Yip, 2011)

fantasmas

Antes de nada, para los pocos que no lo sepan, hay que decir que se trata de un remake de la magnífica Una Historia China de Fantasmas, del maestro Ching Siu Tung. Si ya existe cierto reparo cuando nos enfrentamos a cualquier remake, os podéis imaginar lo que significa echar mano de un clásico de este calibre. Incluso viniendo avalado por Wilson Yip, director de Ip Man 1 y 2, entre muchas otras películas de prácticamente todos los géneros.

Supongo que muchos de vosotros, tal como me ocurrió a mí hace ya muchos años, quedasteis fascinados por la mezcolanza de géneros que aglutinaba la original (artes marciales, wuxia, fantasía, comedia, romance…), y os abrió las puertas del cine oriental. Pues ese cariño que le tengo a la versión de 1987 es el primer muro con el que se tiene que topar el remake, pero claro, uno quiere ser justo con la película y me tuve que plantear una cosa: -ya no soy un niño de diez años, quizás esta película no va dirigida a mí, sino a intentar acercar ese género a los niños de hoy en día. Y los niños que son niños ahora, no se van a escandalizar porqué los efectos especiales estén creados por ordenador.

Esa reflexión me ha hecho ser más objetivo y debo reconocer que el remake funciona, y si funciona para mí, seguramente funcione mucho más con los niños actuales. Con todo esto no quiero decir que el film se base en los efectos especiales CGI y que tenga poco más que ofrecer, es sólo un apunte con el que más de uno de vosotros puede sentirse identificado. Pero afortunadamente, el remake tiene respeto al original y también cuenta con aciertos propios.

La China rural, la dirección artística, la fotografía y el casting intentan emular a su película madre, e incluso la dirección toma algo prestado de esa agilidad característica de Ching Siu Tung. Eso sí, en las coreografías de artes marciales pocos pueden equipararse al maestro, cosa que junto con la artesanía de los efectos de antaño y su romanticismo, hacen que pensemos durante algunas secuencias: -¡Cómo me gusta Una Historia China de Fantasmas (1, 2 y 3)! , incluso –Cómo me gusta La Novia del Cabello Blanco (1 y 2), de Ronnie Yu.

Así que sin desmerecer la versión actual y reconociéndole ciertos méritos, tengo que decir que esta no será la que os haga olvidar la original, pero ya es mucha virtud hoy en día que al menos consiga recordárosla. Y ojalá que cause en los chavales el mismo impacto que consiguió en nosotros la de finales de los ochenta.

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Aventuras y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.