ANABEL SANTIAGO

Desde que se le diagnosticó dislexia a una muy temprana edad y un profesor le dijo que se olvidara de escribir, no ha parado de hacerlo. Cuenta con algunas obras de poesía publicadas en revistas y ha colaborado en varios libros de recopilación, así como en un blog bajo el pseudónimo Lebana Quintana. Su otra pasión son los videojuegos; desde sus primeros pinitos en el Circus Charlie de NES o el Super Mario Land de Gameboy hasta fundar clanes en Destiny 2, no ha dejado de jugar nunca.